| 10/31/2010 4:45:00 PM

Dilma Rousseff, nueva presidenta de Brasil

La candidata oficialista ganó las elecciones presidenciales para convertirse en la primera mujer en gobernar Brasil, el país más grande de América Latina. En las urnas logró el 55,7% de los votos. Su rival José Serra, obtuvo un 44,3%. El primero de enero se realizará la ceremonia de posesión.

El resultado fue recibido con gritos de júbilo, abrazos y llanto entre simpatizantes de la ahora presidenta electa.

"Dilma, Dilma", gritaba un coro espontáneo en el Hotel Naoum de Brasilia, donde se congregaron aliados y activistas de su campaña, mientras otros cantaban uno de los jingles de su postulación "ahora es el turno de la mujer".

La ventaja de más de 10 puntos porcentuales confirmó la tendencia indicada por la mayoría de las encuestas de intención de voto previas a la votación.

Estos resultados se aproximan al de un sondeo a pie de urna del instituto Ibope, divulgado por el canal de televisión Globo, que vaticinó que Rousseff se proclamaría presidenta con el 58% de los votos válidos, frente al 42% de Serra.

Las primeras cifras del TSE confirman además lo señalado en los últimos meses por las encuestas, que siempre dieron como clara favorita a Rousseff, escogida a dedo por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidata a sucederle.

Más de 135,8 millones de brasileños fueron llamados hoy a las urnas para elegir al sucesor de Lula y a los gobernadores de ocho estados y del Distrito Federal de Brasilia que no obtuvieron en la primera vuelta, el pasado día 3, la mayoría necesaria para ganar las elecciones.

Rousseff, economista de 62 años postulada por el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), contó en su campaña con el respaldo decidido del presidente Lula, que analistas creen ayudó a convertirla en la favorita de las encuestas para ganar la elección.

Después de una segunda ronda electoral caracterizada por duros enfrentamientos entre los candidatos, Rousseff pregonó unidad antes de acudir a la urna de votación.

"Voy a gobernar para todos, conversar con todos los brasileños sin excepción. Si Dios quiere, que el pueblo brasileño me dé su voto", declaró a periodistas tras desayunar en un hotel de la ciudad sureña de Porto Alegre. "Hoy es un día muy especial, que es el día de nuestra fiesta democrática, tengo certeza que fue una campaña bastante significativa".

Analistas coinciden en que la participación de Lula en la campaña fue decisiva para la victoria de Rousseff, quien fue su ministra del Minas y Energía, además de secretaria general de su Gobierno.

Son 12 las mujeres que han llegado al poder en América


La brasileña Dilma Rousseff será a partir del primer día de 2011 la décimosegunda integrante de la lista de mujeres que llega al poder en América, una lista que pese a haber crecido de forma considerable en los últimos años sigue siendo exigua en comparación a la de hombres gobernantes.

En todo el mundo son una veintena las mujeres que tienen posiciones de primer nivel en sus países, desde las reinas Isabel II de Inglaterra, Beatriz de Holanda y Margarita II de Dinamarca hasta la canciller alemana, Angela Merkel, pasando por la primera ministra croata, Jadranka Kosor, y la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, entre otras.

Por su parte, en el continente americano tres mujeres están al frente de los gobiernos de sus respectivos países actualmente, a las que se sumará Rousseff a partir del 1 de enero próximo.

Se trata de las presidentas Cristina Fernández y Laura Chinchilla, de Argentina y Costa Rica respectivamente, y de la primera ministra de Trinidad y Tobago, Kamla Persad-Bissessar.

Las dos últimas asumieron este mismo año.

Estas victorias electorales parecen reflejar un avance femenino en la política que obedece a "un cambio cultural que recién comienza", según declaró la ex gobernante chilena Michelle Bachelet.

Sin embargo, Bachelet, que dejó este año su cargo con un 84 por ciento de popularidad y fue elegida en una encuesta de septiembre pasado como la mejor gobernante en la historia de su país, dijo recientemente que la presencia femenina en los más altos cargos del poder es "toda una excepción".

En América, contando a Rousseff, solo 12 mujeres han logrado llegar a la cúspide del Gobierno.

Argentina es el único país de América que ha tenido a más de una mujer al mando del país. En 1974, María Estela Martínez, "Isabelita", asumió la presidencia en 1974, tras enviudar del tres veces mandatario Juan Domingo Perón.

No fue elegida presidenta en las urnas, pero sí vicepresidenta, pues fue compañera de fórmula de su esposo en las elecciones de 1973 y la Constitución establecía que como tal le debía suceder.

Fue derrocada por el golpe de Estado de marzo de 1976, lo mismo que le ocurrió a la segunda gobernante americana, la boliviana Lidia Gueiler, quien accedió a la jefatura de Estado desde la presidencia de la Cámara de Diputados en 1979 y solo ocho meses después fue víctima de un golpe de Estado y obligada al exilio.

La haitiana Ertha Pascal-Trouillot, tercera de la lista, era jueza suprema cuando los militares que habían dado un golpe de Estado le entregaron la Presidencia en 1990 con el fin de que convocara elecciones, lo que hizo ese mismo año y once meses después de haber sido designada traspasó el poder a Jean Bertrand Aristide.

La nicaragüense Violeta Chamorro llegó a la jefatura de Estado en 1990 tras derrotar contra todo pronóstico en las urnas, con un 54,7% de los votos, al sandinista Daniel Ortega, actual presidente de Nicaragua.

Rosalía Arteaga gobernó Ecuador por 48 horas en febrero de 1997, tras el derrocamiento de Abdalá Bucaram, de quien era vicepresidenta y tras ser nombrada jefa de Estado "temporal".

Como "Isabelita" Martínez y la también argentina Cristina Fernández, que acaba de enviudar del ex presidente Néstor Kirchner, la guayanesa Janet Jagan, presidenta de 1997 a 1999, fue primera dama antes que jefa del Estado.

La panameña Mireya Moscoso, viuda de Arnulfo Arias Madrid, quien antes de casarse con ella había sido presidente del país en tres ocasiones, gobernó de 1999 a 2004.

Pero al igual que en América, en el resto del mundo la presencia femenina en la máxima instancia del poder también es casi anecdótica y se ha dado en pocos casos.

La lista la inauguró en 1960 la primera ministra de Sri Lanka (entonces Ceilán) Sirivamo Bandaranaike y en ella se destacan figuras como la india Indira Gandhi (1966), la israelí Golda Meir (1969), la británica Margaret Thatcher (1979) y la paquistaní Benazir Bhutto (1988).

Fuera del continente americano, el más reciente caso vivido en el mundo de una mujer en acceder al poder se dio en Australia, donde Julia Gillard tomó posesión como la primera jefa del Ejecutivo de su país.

Dinero.com, EFE y AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?