| 10/15/2013 2:00:00 PM

Se van a quedar sin con qué pagar

El pulso por una ley de presupuesto que permita aumentar el límite de endeudamiento de EE.UU. continúa entre la Casa Blanca y los republicanos del Congreso, a pocas horas de que el país entre en zona de riesgo de default.

La Casa Blanca rechazó en la mañana un plan de los republicanos de la Cámara de Representantes con condiciones para subir el techo de la deuda, y acusó a la oposición de pedir un "rescate" a cambio de una ley. "El presidente (Barack Obama) dijo y reiteró que los miembros del Congreso no deben pedir rescate para asumir sus responsabilidades fundamentales de aprobar un presupuesto y pagar las deudas del país", explicó una portavoz de la Presidencia, Amy Brundage, luego de que trascendieran las condiciones exigidas por la oposición.

La Presidencia acusó a los dirigentes republicanos que controlan la cámara de elaborar esta propuesta "para complacer a un pequeño número de republicanos del (ultraconservador) Tea Party, los mismos que determinaron la parálisis del Estado" con cierre de servicios públicos desde el primero de octubre.

"Los demócratas y los republicanos del Senado trabajan para poner fin, de buena fe (...) a las crisis artificiales que ya perjudicaron a los estadounidenses", señaló.

Más temprano, vientos de optimismo soplaron sobre Washington luego de que los republicanos de la Cámara de Representantes dieran a conocer que quieren organizar la votación de un texto que aumente el límite del endeudamiento hasta el 7 de febrero próximo y permita la reapertura de servicios hasta el 15 de enero.

La medida elaborada por la Cámara modifica el texto que actualmente se negocia en el Senado añadiendo cambios más importantes a la ley sobre la salud que impulsó el presidente Obama, dijo la misma fuente.

Los gastos asociados a esa ley de salud son el origen del bloqueo presupuestario en el Congreso, y la Casa Blanca ha dicho que no negociará sobre la aplicación de esa reforma de la salud, la más importante de la gestión de Obama.

Un impuesto sobre el equipamiento médico instaurado por la ley sería postergado por dos años, y los legisladores serían privados de subvenciones federales que actualmente les permiten reducir el costo de sus seguros de salud.

El lunes, el jefe de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, y el de la minoría republicana, Mitch McConnell, evocaron la posibilidad de una rápida solución al enfrentamiento. "Hicimos avances fenomenales, todavía no llegamos a un acuerdo pero los avances son fenomenales", dijo Reid al concluir el lunes una nueva jornada de negociaciones. Reid agregó que esperaba que este martes "sea un gran día".

McConnell agregó: "Comparto su optimismo de que obtendremos un resultado que será aceptable para ambas partes". Pero los hechos del martes parecen haber dejado por el camino esas expectativas.

EE.UU. superó en mayo su límite legal de endeudamiento, de 16.700 millones de dólares y el Estado federal funciona en base a "medidas extraordinarias" del Tesoro. Si no hay acuerdo para la medianoche del miércoles, el Tesoro de EEUU no podrá emitir más deuda y el país, dependiente del financiamiento en los mercados para afrontar su funcionamiento, podría comenzar a declarar defaults sobre sus adeudos.

Algunos países como China y Japón, entre los principales tenedores de deuda estadounidense, han manifestado su preocupación por esta situación, toda vez que los bonos del Tesoro son considerados hasta ahora como la inversión más segura en el mundo.


Afp/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?