Dinero.com Revista Dinero

La nueva presidenta de la petrolera estatal Petrobras, María das Graças Silva Foster

| 2/15/2012 3:16:00 PM

De recicladora a presidenta de Petrobras

La nueva presidenta del gigante petrolero de Brasil, Graca Foster, pasó su niñez recogiendo cartones en las favelas de Río de Janeiro. Ahora tiene entre sus manos US$ 225.000 millones para inversiones y los enormes yacimientos encontrados en el mar.

La conocen como la dama de hierro del petróleo aunque detrás de su imagen galvanizada existe una historia de renuncias que comenzó en una de las favelas más pobres de Río de Janeiro. Graca Foster, la nueva presidenta de Petrobras, el gigante petrolero de Brasil, se ha convertido en una de las mujeres más poderosas del mundo, un camino que comenzó en su niñez recogiendo cartones y latas.

"Siempre trabajé y estudié porque sabía que tenía que hacerlo. Necesitaba sobrevivir y cuidar de mi madre", señaló la ejecutiva en una entrevista para el diario brasileño Valor. Oriundas del Estado de Minas Gerais, madre e hija se asentaron en el Morro do Adeus de Río, un barrio erizado de favelas y problemas, huyendo de las golpizas de su padre. Así creció, destinando parte de sus ganancias a comprar libros escolares.

Ahora, Graca, tiene entre sus manos US$ 225.000 millones de presupuesto para que la joya de la economía brasileña, Petrobras, regrese a su senda de crecimiento. La compañía pasó de ser la tercera petrolera del mundo en 2010 a la quinta el año pasado.

La petrolera, no obstante, un robusto emporio ubicado en el puesto 34 de las 500 principales empresas de Fortune, aspira a convertirse en uno de los mayores proveedores mundiales de petróleo, capitalizando las reservas que se encuentran frente a la costa brasileña.

Técnica

Foster dice que está dispuesta a morir por la compañía, lo ha subrayado a los medios. Lleva 32 años en la firma, toda su vida laboral. Comenzó como becaria en Petrobras después de graduarse como Ingeniera Química en la Universidad Federal Fluminense.

Este jueves la junta de accionistas oficializará su nombramiento con la certeza de ir por el buen camino.

"Cuando anunciaron su candidatura para reemplazar a José Sergio Gabrielli, el precio de las acciones subió. Eso indica que el mercado aprueba su nombramiento en primer lugar porque tiene un perfil más técnico, toda su vida ha trabajado en Petrobras y es amiga de la presidenta Dilma Rousseff", declaró a la BBC el consultor Adriano Pires.

"Su principal desafío", agrega, "será equilibrar las decisiones políticas y técnicas. Muchas de las decisiones de Gabrielli eran de carácter político provocando que las acciones de Petrobras descendieran".

Amiga de Dilma Rousseff


Foster fue sugerida para el puesto por la presidenta de Brasil. Se conocieron en 1998 y unos años después, cuando Rousseff fue elegida para estar al frente del Ministerio de Minas y Energía, le pidió a Graca que fuera su secretaria de petróleo, gas y energías renovables.

"Ambas tienen la reputación de ser obstinadas y buenas gestoras. Foster es muy trabajadora y le gusta que las cosas se hagan bien. No es una persona que perdona fácilmente los errores, en ese sentido se parece a Dilma", detalló a la BBC John Forman, ex director de la Agencia Brasileña de Petróleo.

Antes de su candidatura, Foster dirigía la división de Gas y Energía de Petrobras donde desarrolló programas de combustibles biodiesel y promovió la construcción de plantas de energía a gas. Bajo su gestión, la división pasó de tener un déficit de US$ 760 millones en 2007 a ganar US$ 1.700 millones el año pasado.

De la pobreza a un mar de petróleo

El día que anunciaron su candidatura, frente a la presidenta Dilma Rousseff y varios ministros, Graca enseñó su carné de empresa. "Hace más de 30 años que andamos juntos. Aquí, todos los días", detallaba la ejecutiva en medio de aplausos.

Su reto como presidenta es que Petrobras retome su senda de crecimiento. Ella está dispuesta de sumergirse de lleno a pesar, incluso de su familia.

Tienen dos hijos y un nieto que suelen acompañarla a la oficina y que entienden que desde hace años tiene otra familia.

"Mi vida privada se adapta a Petrobras,
no al revés. Mi familia me anima y me apoya", subraya Foster.

Si desde la cima del Morro do Adeus, rodeado de un mar de miseria, veía un futuro, ahora, desde la cima de la principal compañía de su país, ve el mar de petróleo (más de 50.000 millones de barriles) que está enterrado debajo de una gruesa capa de sal frente a las costas de Río de Janeiro.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×