| 5/30/2013 10:10:00 AM

De ex jefe de la CIA a experto en negocio de mercados emergentes

El general retirado David Petraeus, quien abandonó la jefatura de la CIA al hacerse público un amorío extramatrimonial, fue contratado como experto en mercados emergentes. .

La firma KKR, conocida por la adquisición de empresas mediante empréstitos, "espera que la experiencia de Petraeus y su extensa lista de contactos ayude a la firma en la búsqueda e identificación de negocios", según el diario el diario The Wall Street Journal.

El que fuera jefe de las tropas de Estados Unidos en Irak y Afganistán presidirá ahora un "instituto" interno de KKR "enfocado en los pronósticos macroeconómicos, las comunicaciones, la política pública y el asesoramiento sobre inversiones en mercados emergentes", dijeron al diario informantes no identificados.

Después de una brillante carrera castrense, Petraeus, ahora de 60 años de edad, asumió la jefatura de la Agencia Central de Inteligencia en 2011 y en noviembre pasado renunció tras salir a la luz su amorío con su biógrafa Paula Broadwell.

"Petraeus ha recorrido el mundo y conoce a dirigentes militares, económicos y políticos", explicó el diario. "Esas conexiones podrían ayudar a que KKR consiga algunos negocios en otros países donde la firma tiene menos experiencia, y evalúe mejor los riesgos y beneficios de inversiones arriesgadas".


The Wall Street Journal recordó que otras personalidades de los círculos de poder en Washington completaron sus carreras públicas con gratificantes posiciones en el mundo de las finanzas, como el exvicepresidente Dan Quayle y el exsecretario del Tesoro John Snow, que ahora trabajan para Cerberus Capital Management.

El expresidente George H.W. Bush y el exsecretario de Estado James Baker trabajaron para la firma Carlyle Group, especializada en la adquisición de otras empresas.

EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?