| 3/25/2011 10:00:00 AM

¿De dónde salen los nombres de las operaciones militares?

"Tormenta del Desierto" (Kuwait, 1991), "Restaurar la Esperanza" (Somalia, 1993), "Libertad Iraquí" (2003) y ahora "Odisea del Amanecer" en Libia.

¿Qué significado tienen estos nombres hollywoodenses que el Pentágono les pone a sus operaciones militares?

La respuesta es: ninguno.

Esos títulos son el resultado de un sistema aleatorio que tiene el Departamento de Defensa estadounidense para darles nombres a sus operaciones y en el caso libio no tiene significado alguno. Por lo tanto, cualquiera que relacione la operación con la célebre novela épica de Homero sobre el viaje de Ulises -que bien podría haber tenido lugar en la costa de Libia- estará equivocado.

"Ante ese nombre, la gente suele preguntarse qué tiene que ver con Libia. Tratan de aplicar el modelo de la operación 'Libertad Iraquí' y tratan de encontrar un significado en el título cuando en este caso no hay ninguno", decía esta semana un miembro del Comando Africano de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Washington utiliza un sistema informático creado en 1975, después de que algunos nombres seleccionados al azar por los comandantes -como la "Operación Killer" (asesino) durante la Guerra de Corea y la "Operación Masher" (pisapuré) de Vietnam- provocaran una ola de críticas.

Para titular sus misiones, el Pentágono tiene asignados grupos de letras con una serie de palabras predeterminadas. El sistema le otorga a cada comando militar un par de letras que se usarán para titular a las ofensivas.

Por ejemplo, el Comando Africano del Ejército de EE.UU., a cargo de la actual operación en Libia, tiene asignados tres grupos de letras dobles -de JS a JZ, de NS a NZ y de OA a OF- con una serie de palabras establecidas, según dijo el portavoz castrense Eric Elliott en una reciente entrevista con el diario The Washington Post.

Vientos africanos
Para tomar la decisión final, los comandantes consultan una lista previamente aprobada de cerca de 60 nombres en clave. En esta ocasión, una vez que se acordó llamar a la operación libia "Odisea", los jefes oficiales realizaron una "lluvia de ideas para una palabra al azar que vaya bien con él", añadió Elliot. "El objetivo es crear un nombre que no tenga absolutamente nada que ver con la actividad en la región, para que uno pueda caminar por una calle en Washington durante las etapas de planificación y estar seguro de que nadie sabrá que se trata de Libia", le dijo el militar al periódico.

Estados Unidos tiene normas estrictas. Los nombres no deben "expresar un grado de hostilidad", ser "ofensivos para el buen gusto o despectivos hacia un determinado grupo, secta o creencia".

Las marcas comerciales, así como los términos "exóticos" o "triviales", también están prohibidos.

Pero no todos los nombres de las operaciones militares estadounidenses son neutrales. Algunos encierran un mensaje, como la operación "Libertad Iraquí".

Los militares canadienses tienen su propio sistema para bautizar las misiones: se deben relacionar con la región donde se lleve a cabo la acción.

Por ejemplo, a la operación "Odisea del Amanecer" ellos la llaman MOBILE. "En este caso, ya que la región es el Mediterráneo, el nombre fue elegido porque empieza con M", explica la teniente Jennifer Jackson, del Departamento de Defensa canadiense. "Además, dado que Canadá es un país bilingüe, la palabra elegida debe obedecer a las dos lenguas oficiales. MOBILE se escribe igual en inglés y francés".

El uso de letras mayúsculas es una costumbre y no significa nada, añade.

Los franceses, por su parte, titularon la operación en Libia "Harmattan", como se le llama a un viento seco y polvoriento del África Occidental. Fuerzas de Bélgica, Dinamarca, Noruega, Italia, España y Qatar también están involucrados en la acción militar, pero no les han puesto nombre a la misión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?