| 1/21/2012 11:00:00 AM

Davos: Guía para principiantes

Si usted es uno de los ricos y poderosos del mundo que recibieron una invitación al legendario encuentro anual del Foro Económico Mundial en Davos, preste atención a las recomendaciones de Tim Weber, editor de negocios de la BBC.

;
BBC
Si ha recibido una esperada invitación a la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos que comienza el próximo 25 de enero, debe ir preparado.

Para empezar, empaque la ropa adecuada. Davos queda en los Alpes suizos, a unos 1.500 metros de altitud. Eso en enero significa que hace frío de día y mucho frío de noche. Las temperaturas pueden descender a 20 grados centígrados o menos.

Hace falta vestimenta de invierno y unas buenas botas para caminar a través del hielo y la nieve. Hay gente que se cambia las botas de montaña por zapatos de lujo al entrar, pero la mayoría no se molesta en llevar más equipaje.

Su vestuario debe mantener el equilibrio entre lo que es conservar el calor y lo que se llama vagamente "informal de negocios". Olvídese de las corbatas. Use un traje si no hay más remedio, pero no lucirá fuera de lugar con pantalones casuales y una chaqueta o suéter.

Hay una excepción: Si usted es fundador de una sofisticada firma tecnológica. Especialmente si el nombre de la compañía empieza con la letra G y es grande en el sector de las búsquedas por internet.

En ese caso, puede ponerse cualquier cosa, desde zapatillas deportivas hasta un viejo jersey, aunque incluso los nuevos millonarios del mundo han empezado a vestirse bien.

Cuando el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, fue a Davos la última vez (no vendrá este año), decidió dejar su atuendo universitario y se puso una corbata, a pesar de que nadie más lo hizo.

La agenda

El mayor problema para un recién llegado no dejarse abrumar.

Se han atiborrado más de 280 sesiones oficiales en cinco días, y además está el encanto de decenas de fiestas privadas y eventos para conocer nuevos contactos, todos los días.

Duerma todo lo que pueda antes de ir a Davos y organícese para saber a qué sesiones realmente desea asistir. Entonces reserve temprano un lugar en las sesiones clave. Algunos eventos se llenan a los 15 minutos de que comiencen las reservaciones.

Hasta hace un par de años, las sesiones se reservaban en dos etapas y el sistema de reservación no abría hasta el miércoles por la mañana.

Ahora puede empezar a reservar su lugar desde la hora de almuerzo del martes (hora suiza) y nuevamente hay una aplicación para eso, para toda una gama de dispositivos: iPhone, iPad, Android, Blackberry y Windows Phone 7.

Asegúrese de asistir a unas cuantas de las sesiones menos convencionales, por ejemplo "La mente y la máquina: tecnologías del cerebro y la neurociencia", "Arte y creatividad cotidianos: reconstruyendo el enlace " o "Los secretos del universo".

Davos es especial porque ofrece la afortunada sorpresa de ampliar sus horizontes direcciones inesperadas.

Caminar con un propósito

Algunos llegan a Davos y no asisten a ninguna sesión. En cambio, sostienen reuniones consecutivas con hasta 70 socios de negocios o políticos, porque solamente aquí los encuentran a todos en un solo lugar.

Pero esa es la excepción y se aplica exclusivamente a los líderes empresariales más poderosos.

No se intimide cuando alguien parezca estar caminando a través del centro de conferencias lleno de propósitos. "Lucen como si supieran lo que están hacienda, pero no saben", fue el consejo del dirigente empresarial británico Lord Digby Jones, otrora un asistente regular en Davos.

Incluso éstos pueden perderse a veces. El año pasado, la entrada principal fue cambiada a la parte trasera del edificio, y las obras de reconstrucción en el centro de conferencias de Davos forzó a muchos hombre y mujeres a desviarse de sus caminos bien andados.

En el lado positivo, la reconstrucción ha permitido traer a Davos más sesiones al centro de conferencias, lo cual implica menos tiempo para trasladarse entre una y otra.

A propósito, si se traslada de un edificio a otro, digamos que del Centro de Congresos y el hotel Belvedere (donde se realiza la mayoría de las fiestas), vaya con tiempo extra para pasar por seguridad.

Y en el caos controlado que es Davos, especialmente dentro del laberíntico Centro de Congresos, no sienta pena en dejarse llevar como objeto flotante para empaparse de la atmósfera.

El cotorreo

Si hace eso, es muy probable que tenga sus mejores "momentos Davos".

Entable una conversación con gente que no ha visto nunca antes. Casi todos en el Centro de Congresos son interesantes o potencialmente útiles. No hay gerentes de relaciones públicas ni asistentes personales. Sólo usted y unas 2.500 de las personas más poderosas del mundo.

Es aquí donde los emprendedores sociales, jóvenes ejecutivos y pioneros de la tecnología hacen los contactos que pueden cambiar sus vidas y el destino de sus compañías.

Ya sea que llame a esto establecimiento de conexiones o cotorreo, las reglas son simples: Hable, escuche, aprenda; esté abierto a sorpresas y prepárese para sorprender a otros.

Lo cual nos lleva al asunto más importante en su lista de cosas para empacar: no olvide sus tarjetas de negocios, y quiero decir muchas de ellas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?