| 11/18/2011 11:00:00 AM

¿Crisis? ¿Qué crisis? Los bancos brasileños ganan cada vez más

Los cuatro mayores bancos del país, reportaron ganancias líquidas históricas en los primeros nueve meses del año que, sumadas, equivalen a US$ 19.500 millones. ¿Será el futuro igual de rosa?

;
BBC

Mientras el mundo teme una nueva crisis financiera global e instituciones financieras en países ricos buscan evitar pérdidas catastróficas, algunos de los principales bancos brasileños ganan cada vez más dinero.

El Banco do Brasil, Itaú Unibanco, Bradesco y Santander, los cuatro mayores bancos del país, reportaron ganancias líquidas históricas en los primeros nueve meses del año que, sumadas, equivalen a US$ 19.500 millones.

En el caso de Itaú Unibanco, el principal banco privado de Brasil, los beneficios de US$ 6.200 millones que tuvo entre enero y septiembre fueron récord en la historia bancaria del país, según la consultora Economática.

"Es hasta cierto punto difícil explicar este fenómeno", dijo Joao Augusto de Frota Salles, economista de la consultora de riesgo Riskbank, con sede en Río de Janeiro, en diálogo con BBC Mundo.

Tanto él como otos expertos coinciden en que el crecimiento de la economía brasileña y las altas tasas de interés que tiene el país son dos factores clave detrás de las ganancias extraordinarias de los bancos locales.

Los expertos destacan la solidez del sistema financiero brasileño, pero advierten que empieza a haber señales de que la fiesta puede estar perdiendo intensidad también para los bancos de la mayor economía latinoamericana.

Intereses y más intereses
De acuerdo a proyecciones oficiales, Brasil tendrá un crecimiento económico de entre 3,5% y 4% este año.

Si bien esto representa una desaceleración respecto la expansión de 7,5% que el país tuvo el año pasado, todavía es una tasa envidiable para muchas naciones ricas.

El índice de desempleo en Brasil está en mínimos históricos cercanos a 6% y se estima que desde 2003 aproximadamente 29 millones de brasileños han salido de la pobreza.

Debido a todo eso, el consumo en el mercado doméstico se expandió en ese período y el crédito creció a una media anual de 22%.

Así, los bancos brasileños han podido beneficiarse de las altas tasas de interés que hay en el país, ya sea para financiar deuda pública o para prestarle a las empresas y la gente.

Aunque el Banco Central brasileño ya aplicó dos recortes seguidos a su tasa de referencia, que desde el 31 de agosto bajó un punto para ubicarse en 11,5%, la misma sigue entre las más altas del mundo.

"(Esto) permite a los bancos prestarle al gobierno sin mucho esfuerzo y con grandes ganancias", explicó Miguel Silveiro de Oliveira, vicepresidente de la asociación brasileña de ejecutivos de finanzas, administración y contabilidad.

Más aún, este experto destacó que los intereses que los bancos en Brasil exigen para dar créditos a clientes particulares son todavía muy superiores a esa alta tasa de referencia.

"Los bancos cobran para financiar la producción de una empresa tasas de intereses medias de 40% al año y para consumo, comprar un automóvil o financiar una heladera, las tasas están encima de 100% al año", dijo.

"Estos spreads elevados (intereses que los bancos cobran encima de la tasa de referencia) son las grandes fuentes de ingresos de las instituciones financieras", agregó Silveiro de Oliveira a BBC Mundo.

"Muy preocupados"
Otro factor que explica las ganancias extraordinarias de los bancos en Brasil es la liquidez internacional que se mantiene a pesar de la amenaza de una debacle financiera global debido a la crisis de deuda en Europa.

Las instituciones brasileñas obtienen además importantes ingresos con las tarifas que cobran a los clientes por darles servicios y con las operaciones de tesorería, ingresos por cambio de monedas u operaciones interbancarias.

De esta forma, entre enero y septiembre los beneficios de los principales bancos de Brasil crecieron entre 15% y 19% comparados con los mismos nueve meses del año anterior.

De Frota Salles advirtió sin embargo que en los balances del tercer trimestre del año ya se nota un "cambio" en algunos bancos, con una caída o estancamiento de las ganancias si se comparan con el segundo semestre.

"El escenario es de una desaceleración (de las ganancias) porque los bancos están muy preocupados", dijo el experto aludiendo a la crisis externa y el riesgo de que la liquidez global se estanque repentinamente.

Aunque el nivel de morosidad de préstamos a más de 90 días parece estabilizarse tras subir hasta 5% o 7% en septiembre (dependiendo del banco), De Frota Salles descartó que pueda bajar en el corto plazo.

De hecho, algunas instituciones han tomado recaudos adicionales a pesar de sus enormes ganancias.
 
"Los bancos están desacelerando los préstamos para mejorar la calidad de su cartera y evitar problemas de liquidez a corto plazo", dijo. "Con esa desaceleración, el ritmo de ganancias también va a ser menor".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?