| 9/6/2013 11:00:00 AM

Desempleo no bajó en EE.UU.

El crecimiento del empleo fue menor a lo esperado en agosto y la tasa de desempleo bajó al mínimo en cuatro años y medio debido a que los trabajadores dejaron de buscar una ocupación.

Esto retrasaría la reducción de los estímulos monetarios de la Reserva Federal, prevista para este mes.

Las nóminas no agrícolas aumentaron en 169.000 el mes pasado, dijo el viernes el Departamento del Trabajo, lo que se suma a señales de que el crecimiento económico podría haberse desacelerado un poco en el tercer trimestre. La tasa de desempleo cayó a un 7,3 por ciento, la menor lectura desde diciembre del 2008. Los mercados financieros de Estados Unidos recibieron el informe generalmente débil como una señal de que es menos probable que la Fed haga un anuncio sobre el futuro de su programa de compras de bonos en su reunión de política monetaria de este mes.

El dólar se debilitó con fuerza frente al yen japonés tras la publicación del dato, mientras que los precios de la deuda del Tesoro de Estados Unidos subieron. Los futuros de las acciones de Estados Unidos subieron a máximos de sesión. "Incluso la Reserva Federal concluiría que la tendencia de empleo se está moderando y sólo por esa razón probablemente lo pensarán dos veces antes de reducir las compras de bonos este mes", comentó Cary Leahey, asesor senior en Decision Economics, en Nueva York.

Economistas consultados por Reuters proyectaban un aumento de 180.000 puestos de trabajo el mes pasado y que la tasa de desempleo se mantuviera en un 7,4 por ciento. No sólo el empleo fue menor a lo esperado el mes pasado, sino que las lecturas de junio y julio fueron revisadas para mostrar 74.000 posiciones menos a lo informado previamente. Además, la tasa de participación -la proporción de estadounidenses en edad de trabajar que tienen empleo o están buscando uno- cayó a su menor nivel desde agosto de 1978.

El esperado informe sobre empleo se convertirá en una pieza crucial de evidencia para la Fed cuando debata el futuro de su programa de compras de bonos por 85.000 millones de dólares mensuales y establecerá el tono para los mercados financieros globales.

Los consejeros del banco central estadounidense se reunirán el 17 y 18 de septiembre y se esperaba ampliamente que en esa ocasión iniciaran una reducción de las compras de bonos que han estado realizando para mantener bajas las tasas de interés e impulsar el crecimiento. Funcionarios de la Fed han dejado claro que basarán su decisión en el avance registrado por el mercado laboral desde que lanzaron su tercera ronda de "alivio cuantitativo" hace un año, cuando el país tenía una cifra desempleo de un 8,1 por ciento.

Detalles mixtos

El informe de empleo sugiere que la economía está luchando por recuperar el impulso luego de trastabillar a comienzos del tercer trimestre. El gasto del consumidor, las construcciones de casas, las ventas de casas nuevas, los pedidos de bienes duraderos y la producción industrial se debilitaron en julio.

La economía estadounidense creció a una tasa anual de un 2,5 por ciento en el período entre abril y junio. Muchos economistas esperaban una aceleración en el impulso en la segunda mitad del año.

El reporte de empleo se contrapone con otros datos que han mostrado una mejoría en las condiciones del mercado laboral. El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo se encuentra cerca de mínimos de cinco años.

Un indicador del empleo en el sector de servicios divulgado el jueves alcanzó en agosto un máximo nivel en seis meses. Otros detalles del informe fueron mixtos, con un repunte en las ganancias promedio por hora y la extensión de la semana laboral promedio, que cayó en julio.

Las ganancias promedio por hora subieron cinco centavos.

La extensión de la semana laboral aumentó de vuelta a un promedio de 34,5 horas desde un 34,4 horas en julio, el mínimo nivel en seis meses. Esa baja había sido atribuida a que los empleadores cambiaron algunas posiciones a media jornada en un intento por reducir costos.

El mes pasado, el sector privado fue responsable de la gran mayoría de los nuevos puestos de trabajo y las nóminas del Gobierno crecieron en 17.000. El empleo fabril repuntó nuevamente tras caer en julio. Las nóminas en el sector de la construcción se mantuvieron estables en agosto. El sector minorista registró otro mes de creación de empleos, mientras que la ocupación en el sector de placer y hospedaje también anotó sólidas ganancias.


Reuters/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?