| 5/1/2012 3:00:00 PM

Colombia no quiere las "vacas locas" de EE.UU.

El Gobierno colombiano anunció hoy en Bogotá que mantendrá la suspensión a las importaciones bovinas de Estados Unidos implantadas para impedir el ingreso de carnes con riesgo de la enfermedad de las "vacas locas".

Las medidas adoptadas en el pasado seguirán vigentes pese a compromisos de tratados de libre comercio (TLC), informaron los ministerios de Agricultura y de Salud al advertir de la próxima entrada en vigencia del acuerdo comercial entre el país y Estados Unidos.

Colombia y Estados Unidos pondrán en vigor el 15 de mayo venidero el TLC que firmaron en 2006 y que estuvo en suspenso hasta finales del año pasado, cuando recibió la aprobación parlamentaria en Washington.

Los ministerios de Agricultura y de Salud hicieron mención de la entrada en vigencia de este acuerdo al hacerse eco de la notificación estadounidense de un nuevo caso de "vacas locas" en el estado de California la semana pasada.

En un comunicado conjunto ambas dependencias recordaron que en el país está suspendido desde 2002 el ingreso de bovinos en pie procedentes de países con notificaciones de la enfermedad de las "vacas locas".

Además, agregaron que desde 2006 está prohibida la importación de "materiales de riesgo de transmisión de esta enfermedad", como son los que contienen médula espinal.

"Frente a la entrada en vigencia de cualquier tratado de libre comercio priman los aspectos de salud pública, así como los de sanidad animal y vegetal", advirtieron los ministerios de Agricultura y de Salud.

En este contexto, puntualizaron que, independientemente de la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos, seguirán suspendidas las importaciones de bovinos vivos procedentes del país norteamericano, así como prohibidas las de corte de carnes con partes de médula espinal.

 EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?