| 8/14/2015 5:00:00 AM

Los países de América Latina y el Caribe avanzan a velocidades distintas en economía digital

La cobertura de internet aumentó un 142% en América Latina y el Caribe entre el 2006 y el año pasado. Sin embargo, el porcentaje de crecimiento regional esconde las grandes diferencias que existen en términos tecnológicos entre los países, pero también en cuento a los ingresos por habitante, la productividad y desarrollo social.

El ritmo con el que algunos países avanzan en materia digital aún es “demasiado lento”, advierte un reciente informe publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Las abismales diferencias se evidencian en el porcentaje de usuarios conectados a internet. La brecha entre Nicaragua y Chile, por ejemplo, aumentó a 56,5 puntos porcentuales en 2014.


 
El informe agrega que “las capacidades de producción de equipos, software y aplicaciones son muy débiles en comparación con las economías avanzadas y se concentran en dos o tres países de la región”.

Además insiste en que las naciones latinoamericanas están rezagadas en materia de conexiones móviles 4G y despliegue de fibra óptica, lo cual “dificulta el aprovechamiento de las tecnologías avanzadas”.

En este sentido, propone la creación de un mercado único digital que se diseñe con un marco normativo común y que permita impulsar la competitividad integral de todos los países. Lea también: América Latina hacía la unidad digital 

La CEPAL indica que el trabajo conjunto permitiría desarrollar las capacidades regionales en el campo de la infraestructura de telecomunicaciones (redes de banda ancha fijas y móviles), así como las industrias de tecnologías de la información y las comunicaciones (hardware, software y servicios TIC).

La necesidad de avanzar hacia al desarrollo de un ‘ecosistema’ tecnológico debe convertirse en una prioridad de los Gobiernos, en la medida en la que la economía global exige que las naciones produzcan bienes con valor agregado y que estén basados en el conocimiento.

A principios de este mes, los representantes de 18 países latinoamericanos aprobaron una agenda digital de trabajo conjunto en México. Este documento permitirá ahondar en la tan anhelada integración digital, con proyectos que promuevan la innovación, la formación de capacidades y la transferencia de nuevas tecnologías.

El compromiso fue suscrito en el marco de la quinta 'Conferencia Ministerial sobre la Sociedad de la Información' por las delegaciones de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Las cifras que hacen pensar a los líderes latinoamericanos

El año pasado, la inversión a nivel mundial en tecnologías de la información y las comunicaciones alcanzó los US$3,7 billones. En el caso de América Latina ese monto alcanzó los US$133.000, lo que equivale a un quinto de los recursos destinados por Estados Unidos y un 60% de los de China.

La mayor parte del dinero invertido en la región fue para el desarrollo de sistemas de hardware (63%), seguido por software (16%) y servicios de tecnologías de la información (21%).

El comercio electrónico, por su parte, solo representa el 2% de las compras minoristas en Latinoamérica, aunque se espera que este sector tenga un sostenido crecimiento en los próximos tres años, pasando de US$63.000 millones a US$87.000 millones.

La baja participación de ese tipo de comercio se refleja en la competitividad de las compañías dedicadas a ese sector, ya que en un ranking internacional de 2013 tan solo una firma brasilera pudo ubicarse entre las 20 mejores a nivel mundial por su volumen de ventas.

Incluso, la normativa que protege a los compradores en línea es muy débil o inexistente en América Latina y el Caribe. Solo el 55% de los países tienen legislación establecida en la materia, en comparación con el 86% de las economías desarrolladas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?