| 7/24/2013 9:28:00 AM

China pierde impulso

El motor de la actividad manufacturera perdió más impulso en julio y el mercado laboral se debilitó, complicando la transición hacia un crecimiento impulsado por el consumido y augurando malos tiempos.

Los efectos indirectos ya se están sintiendo en otros lugares: desde una caída en el crecimiento de las exportaciones japonesas a pesar de un yen debilitado hasta una inesperada disminución de la demanda china de los dispositivos de primera marca de Apple Inc. "La desaceleración de China está empezando a volverse más peligrosa", advirtió Yasuo Yamamoto, economista en Mizuho Research Institute en Tokio.

Desde que asumieron el poder en marzo, los nuevos líderes de China han dicho que están preparados para tolerar un crecimiento limitado e impulsar una reestructuración de la economía hacia el consumo doméstico, pero los mensajes han sido contradictorios en cuanto a la capacidad para soportar la situación.

Los datos sugieren que su tarea de modificar la forma de una gran economía como la de China será cada vez más complicada. El índice de gerentes de compras de HSBC/Markit mostró el miércoles que la producción, el empleo y los nuevos pedidos disminuyeron a un ritmo más veloz en julio. El índice general de condiciones comerciales cayó a 47,7 desde una lectura final de junio a 48,2, su tercer mes consecutivo por debajo de la línea de referencia de 50, que divide la expansión de la contracción, y su peor nivel desde agosto del 2012.

El subíndice de empleo retrocedió a 47,3 en julio, su menor nivel desde el peor momento de la crisis financiera a comienzos del 2009. "Este escenario podría reavivar los temores sobre un aterrizaje forzoso de China", dijo Annete Beacher, jefa de investigación de la región Asia-Pacífico en TD Securities en Singapur. "Esperamos que el crecimiento económico siga moderándose hacia el 7 por ciento", añadió.

Desafíos para transición

La economía china creció un 7,5 por ciento en abril-junio en comparación con el mismo período del año pasado, en el que fue su noveno trimestre de desaceleración en los últimos 10. Aunque los principales líderes han remarcado en las últimas semanas que la reforma es la prioridad, también es cierto que tienen prisa para garantizar a los inversores que Pekín no permitirá que la economía caiga demasiado.

Algunos analistas señalan que China también es rehén de los mercados globales. "China no puede cambiar su situación de débil crecimiento económico debido a la todavía debilitada demanda externa y los problemas de exceso de capacidad en el mercado doméstico", indicó Wang Jian, investigador en la Sociedad China de Macroeconomía. China se ha vuelto un importador de bienes tan importante que cualquier debilidad en la demanda se siente cada vez más a nivel mundial.

Japón reportó el miércoles que su crecimiento anual de exportaciones a China retrocedió 4,8 por ciento en junio desde un 8,3 por ciento en mayo y el fabricante de cámaras Canon Inc culpó a China por tener que recortar sus objetivos de ventas y su pronóstico anual de ganancias.

En Estados Unidos, Apple reportó que los ingresos trimestrales desde China cayeron un 43 por ciento respecto a los tres meses previos y un 13 por ciento en comparación con el mismo período el año pasado. En tanto, los futuros del cobre en la Bolsa de Metales de Londres recortaron ganancias por los datos de China, luego de haber alcanzado máximos en un mes, mientras que el dólar australiano también se vio afectado debido a que China es el único gran mercado exportador del país.


Reuters/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?