| 10/18/2012 9:00:00 AM

China le da una leve esperanza a la economía mundial

El gigante asiático tocó entre julio y septiembre el fondo de un declive económico que duró siete trimestres, pero las perspectivas sobre una recuperación mundial siguen siendo pobres.

Los tres meses de crecimiento más lentos desde lo peor de la crisis financiera, y un panorama nublado para el mercado inmobiliario chino, hacen que la perspectiva de recuperación económica mundial sea pobre.

Sin embargo, los datos macroeconómicos de este país han alentado levemente a los inversionistas.

La Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) dijo que el producto interno bruto creció un 7,4% en el tercer trimestre respecto al mismo período del año previo, en línea con la estimación de un sondeo de Reuters.

La producción industrial, las ventas minoristas y datos de inversión estuvieron ligeramente por encima de las previsiones, sin embargo, y el crecimiento intertrimestral del PIB fue fuerte, lo que sugiere que lo peor podría haber terminado y que la segunda mayor economía del mundo se recuperará en el último trimestre - en momentos en que una transición de liderazgo se pone en marcha en Pekín.

"Quienes temían un aterrizaje forzoso podrán dormir un poco mejor esta noche, pero quienes están posicionados para una recuperación clara podrían decepcionarse", dijo Alistair Thornton, economista para China de IHS Global Insight, en un informe para los clientes.

"Hay un cuadro de estabilización emergente, no al retorno del optimismo descontrolado", agregó.

El crecimiento económico anual en los nueve primeros meses del año fue del 7,7%, una ligera baja desde un ritmo de 7,8% en el primer semestre del año, pero la ONE insistió en que China cumpliría o superaría la meta oficial del 2012, de 7,5%.

Los activos de riesgo reaccionaron positivamente, con las acciones asiáticas fuera de Japón subiendo a un máximo de siete meses, mientras que el dólar australiano, sensible a la demanda china de materias primas industriales, tocó su nivel más alto en dos semanas.

Advertencia sobre salud

Si bien la expansión del PIB de un 7,4% podría ser un motivo de alegría para las economías desarrolladas que enfrentan una recesión, representa una brusca desaceleración para China, donde el PIB creció un 9,2% en el 2011 y ha promediado una tasa anual cercana al 10% durante tres décadas.

La inversión en activos fijos subió un 20,5% entre enero y septiembre desde un año atrás, por encima de la previsión del consenso de un 20,2%, aunque aún por debajo del nivel en torno a un 25% visto en la mayor parte del año pasado.

El consumo también se aceleró, con las ventas minoristas en septiembre expandiéndose un 14,2% en una tasa interanual, por delante de las previsiones de un 13,2%, lo que habría sido estable en comparación con agosto.

El crecimiento de la producción fabril se ubicó en un 9,2%, ligeramente por delante de la previsión del 9% y el porcentaje de agosto de un 8,9%.

La inversión inmobiliaria, que afecta a más de otros 40 sectores desde el cemento y el acero a los muebles, aumentó un 15,4% en los primeros nueve meses del 2012 respecto al año anterior, desacelerándose de un incremento anual del 15,6% en el período enero y agosto.

En tanto, la ONE revisó los datos del PIB desestacionalizado de cinco trimestres previos para mostrar que la economía tocó fondo en el primer trimestre.

"Preferimos ser cautos, como es habitual, antes de interpretar estos números, dadas las tendencias aparentemente contradictorias en otros datos (como PMI, beneficios corporativos, comercio, etc) en el primer semestre de este año", dijo Yao Wei, economista jefe para China de Societe Generale en Hong Kong, en un informe para clientes. Reuters
                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?