| 7/22/2010 4:20:00 PM

Chávez recibe llamadas de Lula y de Néstor Kirchner por crisis con Colombia

El presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo hoy que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el secretario general de la Unasur, Néstor Kirchner, le expresaron vía telefónica su "preocupación" por la crisis política entre Venezuela y Colombia.

Chávez rompió hoy relaciones con Colombia y ordenó "máxima alerta" en la frontera común, por considerar un "agravio" las denuncias sobre la presencia de jefes guerrilleros en territorio venezolano formuladas por el Gobierno colombiano ante la OEA.

"Acabo de conversar con el presidente de Brasil, nuestra hermano Lula da Silva (quien está) preocupado por todo esto, dándome sus apreciaciones (...) Néstor Kirchner (también ha llamado), nuestro presidente de la Unasur, esto preocupa a todos, por supuesto", dijo Chávez en un acto oficial, sin más precisiones.

Poco antes de esas afirmaciones presidenciales, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, anunció que Venezuela pedirá "una reunión inmediata del consejo de cancilleres" de la Unasur para denunciar en esa instancias las "agresiones" de Colombia.

El mandatario venezolano volvió a calificar de "lamentable pero necesaria y digna" su decisión de romper "todas las relaciones" con Colombia, a cuyo gobernante saliente, Álvaro Uribe, responsabilizó por la crisis.

"Es una agresión de un Gobierno que se va y pretende incendiar antes de irse el vecindario (...) le quedan pocos días y busca perturbar la paz", sostuvo Chávez.

Antes de la ruptura, las relaciones colombo-venezolanas estaban ya "congeladas" por orden de Chávez, quien tomó esa decisión el 28 de julio de 2009 después de que el Gobierno colombiano denunciara el hallazgo de armas de procedencia venezolana en manos de la guerrilla.

 

 

EFE

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?