| 10/26/2009 10:00:00 AM

Chávez insulta al ministro de Defensa de Colombia

El presidente venezolano Hugo Chávez, calificó ayer de “retardado mental” al ministro de Defensa, Gabriel Silva. Chávez lo llamó así en su programa dominical Aló, presidente , tras conocer declaraciones respecto al tráfico libre de drogas que brindó el ministro.

Silva mostró el viernes, la preocupación que tiene el gobierno colombiano por que exista la posibilidad de casi un tráfico libre de aeronaves por territorio venezolano hacia Centroamérica. En desacuerdo con el ministro, Chávez dijo que “se ha duplicado la producción de droga y se ha tecnificado” desde que se inició el Plan Colombia.

 

La mayoría de los vuelos ilegales al servicio del narcotráfico con destino a Centroamérica y Estados Unidos proceden de Venezuela, denunció el viernes el ministro de Defensa de Colombia, Gabriel Silva, con lo que abrió un nuevo foco de polémica con el vecino país.

Las declaraciones del funcionario colombiano reactivaron la discusión sobre el tema entre los Gobiernos de Bogotá y de Caracas, que enfrentan una crisis en sus relaciones diplomáticas que comenzó a afectar el comercio binacional.

"El número de trazas que se detectan saliendo desde Colombia hoy en día es bastante marginal. Desafortunadamente la mayoría de las trazas detectadas y que terminan en la zona de Honduras, como quedó confirmado con ese avión que llegó allá, pasan por territorio venezolano", dijo Silva a periodistas.

El funcionario se refirió a una denuncia del Gobierno de facto de Honduras sobre el aterrizaje de un avión carguero venezolano repleto de drogas, a comienzos de esta semana.

"El esfuerzo nuestro ha logrado trancar de manera significativa el tráfico de drogas por vía aérea, hoy en día nuestro principal desafío es el tráfico de drogas por mar, en lanchas rápidas y en semisumergibles. Nos preocupa muchísimo que exista la posibilidad de casi un tráfico libre por territorio venezolano hacia Centroamérica", agregó.

Autoridades de Estados Unidos sostienen que Venezuela se ha convertido en un centro de acopio de drogas desde donde se envía por vía aérea a Centroamérica y Estados Unidos, así como a países de Africa occidental antes de ser transportada a Europa.

El Gobierno del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, el más fuerte crítico de Estados Unidos en la región, acusó recientemente a la Central de Inteligencia de Colombia de ser un cartel de las drogas y de estar implicada en planes para permitir el paso de cocaína a su país para luego ser exportada ilegalmente sin complicidad de su administración.

Chávez anunció en septiembre que estaba estudiando derribar los aviones del narcotráfico que atraviesen el espacio aéreo de su país, después de que Estados Unidos acusó a su Gobierno de no hacer lo suficiente para combatir ese delito.

Venezuela expulsó en el 2005 a los agentes de la DEA después de acusarlos de espionaje, y aunque mantiene una cooperación básica, mantiene una controversia con Washington por el tema de la lucha antidrogas.

El Gobierno de Caracas dice que sostiene una lucha frontal contra el narcotráfico, pese a las críticas de Estados Unidos, uno de los principales consumidores de drogas, y de señalamientos de Colombia, considerado como el mayor productor mundial de cocaína.

La crisis en las relaciones diplomáticas de Colombia y Venezuela se originó en la decisión del presidente Alvaro Uribe de firmar un acuerdo que permite a militares de Estados Unidos usar siete instalaciones de las Fuerzas Militares en el país sudamericano para combatir el narcotráfico y el terrorismo.

Chávez sostiene que desde las instalaciones militares colombianas Estados Unidos pretende ejecutar un plan para invadir su territorio y bloquear la revolución bolivariana que desarrolla a favor de los más pobres.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?