| 9/26/2011 3:19:00 PM

¿Cayó un meteorito en Argentina?

Una misteriosa explosión que causó la muerte de una mujer peruana y heridas a otras ocho personas, además de destruir dos casas y tres autos a las afueras de Buenos Aires desató todo tipo de conjeturas, con vecinos que dicen haber visto "un fuerte resplandor" y expertos que apuntan a un meteorito.

"Fue como una película de terror. Todo el mundo salía de sus casas corriendo, había coches girando y los vidrios que dan a las calle estallaron", señaló a Efe una de las vecinas del barrio donde se registró hoy la explosión, en Monte Grande, cabecera del partido de Esteban Echevarría, a unos 28 kilómetros de la capital argentina.

Otra vecina que vive enfrente de las casas afectadas aseguró haber visto "un resplandor muy fuerte seguido de un ruido enorme", un relato que coincide con el de un empleado de un comercio cercano que funciona las 24 horas.

Tampoco faltaron aquellos lugareños que afirman haber visto "una bola de fuego que cayó del cielo" ni los que aseguraron haber escuchado un fuerte golpe a la misma hora de la explosión pese a vivir a kilómetros de distancia.

Medios locales alimentaron las conjeturas con la difusión de una fotografía que supuestamente sacó un vecino en la que se ve la caída de una circunferencia roja en medio de la oscuridad de la noche.

Las autoridades investigan lo sucedido, que tiene conmocionados a los vecinos de Monte Grande e intrigados a otros muchos argentinos, pero hasta ahora no hay una explicación oficial a un hecho que se produjo tan solo dos días después de la caída a tierra de un satélite de la NASA de más de 5.000 kilos de peso, cuyos restos aun no han sido localizados.

Un portavoz de la NASA, consultado hoy por Efe, descartó que la explosión fuera provocada por el satélite UARS, ya que, según los cálculos de la agencia espacial estadounidense, casi todos los restos del ingenio se hundieron en el Océano Pacífico este sábado.

De haber caído en tierra, lo habría hecho en zonas del noroeste de América del Norte, dijeron.

En tanto, un grupo de peritos buscaban verificar hoy en el lugar de la explosión si fue causada por chatarra espacial con aparatos especializados que miden si hay radioactividad entre los escombros.

"La probabilidad de que sea un meteorito es baja, pero existe", señaló a la televisión local la directora del Planetario de Buenos Aires, Lucía Sendón.

"La mayor parte (de los meteoritos) cae en otras lugares de la superficie del planeta, que en tres cuartas partes está cubierta por agua, o en zonas deshabitados que facilitan la entrada de cuerpos, a diferencia de las ciudades donde hay muchas partículas en suspensión", afirmó la especialista.

Según Sendón, "tiene que haber evidencia física (entre los escombros) para determinar de qué se trató" y "hay que ver si es uno de los tantos cuerpos que entran en la atmósfera, como asteorides o minicometas", dijo.

En caso de ser un meteorito el que impactó en el cinturón urbano bonaerense, se trataría de un hecho "sin antecedentes" en Argentina, añadió Mariano Ribas, coordinador de astronomía del Planetario.

"No se descarta nada, hay que analizar. Tengamos paciencia, esperemos un poco y creo que en pocas horas podemos tener desvelado el misterio. No hay cráter, solamente hay un foco ígneo puntual", indicó a la prensa el ministro de Justicia y Seguridad de ña provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal.

Por su parte, el alcalde de Esteban Echeverría, Fernando Gray, llamó a la calma y recordó que aún faltan los resultados de las pericias "y el resto son trascendidos".

La mujer fallecida a causa de la explosión fue identificada como Silvia Espinoza, de 43 años y nacionalidad peruana, quien visitaba a unos parientes que residían en una de las casas destruidas por la explosión.

Los heridos, la mayoría de ellos con quemaduras, fueron trasladados a un hospital cercano y dos ya fueron dados de alta.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?