| 8/7/2012 12:00:00 AM

Capriles exige a Chávez un debate de altura

El candidato de unidad de la oposición venezolana, Henrique Capriles, pidió hoy al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, un "debate de altura" en la campaña con vistas a las elecciones del 7 de octubre, al tiempo que aseguró que las encuestas que él maneja lo sitúan por delante de su contendiente.

Al hacer un balance del primer mes de campaña, Capriles reclamó a Chávez no meter el debate en un "pantano", señaló que está trabajando para ganarse la confianza de todos y mencionó la reciente polémica por las advertencias del poder electoral asegurando que "han puesto las gorras de moda" y lo va "a aprovechar".

Capriles afirmó hoy en una conferencia de prensa que, de acuerdo con las informaciones que maneja, está por delante de Chávez en intención de voto y que su ventaja empieza a crecer, e incluso vaticinó que ganará las presidenciales por un margen que no será estrecho.

"Esta situación, lo dijimos, arrancamos en una carrera pareja, ya la situación empieza a crecer, y ¿qué va a pasar el 7 de octubre? no crean ustedes que vamos a tener un resultado cerrado, sin triunfalismos, por supuesto", dijo Capriles.

El candidato opositor, elegido en unos comicios primarios en febrero, llamó a la gente a votar en octubre porque el triunfo se alcanza con votos. "No es suficiente la alegría, la esperanza y la energía que vivimos en cada comunidad que visitamos", argumentó.

En ese sentido, indicó que en el oficialismo "la procesión va por dentro" y por eso cada vez que Chávez "sale a hablar es de mal humor, es para regañar a alguien, es para amenazar, es para insultar". "Nosotros no andamos recorriendo el país para insultar a nadie", apuntó.

Las palabras de Capriles contrastan con la mayoría de las encuestas difundidas en las últimas semanas en Venezuela, que señalan que Chávez lo aventaja con una diferencia que oscila entre los 15 y 25 puntos, aunque alguna encuesta, como la de Consultores 21, sitúa la situación en empate.

Capriles, abogado de 40 años, recriminó al presidente venezolano los constantes insultos y que incluso lo tratara de vincular con grupos nazis, por lo que pidió respeto para sus bisabuelos, judíos asesinados en el gueto de Varsovia, y para su abuela, superviviente del holocausto.

Chávez volvió a reiterar ayer que tenía "pruebas" de que Capriles había formado parte "de aquella organización fascista llamada Tradición, Familia y Propiedad. Gente muy rica que le rapaban el coco a los jóvenes y los inducían por caminos extraños", y que, afirmó, estaba formada por "neonazis, violentos, fascistas".

"Una campaña política no creo que debamos meterla en un pantano. Él no tiene ni idea de lo que significa el nazismo o el fascismo. Dios nos ampare no solamente en nuestro país sino en el mundo de que el mundo volviera a vivir una situación como esa", replicó hoy Capriles, al reiterar que él no se ha metido con la familia de Chávez.

Sobre lo que han sido los primeros 30 días de campaña, el exgobernador del estado Miranda (centro) indicó que ha visitado 118 pueblos en 21 de los 23 estados (además del Distrito Federal) del país, y afirmó que continuará visitando a los venezolanos "pueblo por pueblo".

Señaló que la campaña "ha sido un proceso de aprendizaje de ir a cada comunidad, comunidades que nunca han sido visitadas en estos años por quienes han tenido todo el poder, todos los recursos".

"Ha sido gratificante, extraordinario, creo que nunca antes se había hecho una campaña con esta intensidad, con este compromiso", puntualizó.

Acusó a Chávez de "reciclar promesas", de inaugurar fábricas que habían sido inauguradas hace cinco años y de mantener a Venezuela en "un presente de estancamiento que mira hacia el pasado".

Prometió una vez más que de llegar al poder no suspendería los programas que Venezuela mantiene con Cuba, pero sí el "sincerar" los costos de los servicios médicos que recibe su país a cambio de petróleo.

Acusó al presidente de seguir utilizando el sistema de medios públicos sin límite para difundir sus actos de campaña y bromeó con los exhortos que le ha hecho el Consejo Nacional Electoral (CNE) para que no lleve una gorra con los colores de la bandera nacional y que se ha convertido en motivo de controversia en los últimos días.

"Vamos a ver cuánto (dinero) levantamos por las gorras, pusieron las gorras de moda", sostuvo Capriles en tono de broma, al ser preguntado por los medios de financiación de su campaña.

"Algunos que se meten autogoles y hacen que temas banales le suben el volumen y lo terminan convirtiendo en iconos", agregó. EFE


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?