| 11/17/2014 11:00:00 AM

Con la calificación en riesgo

La caída de los precios del petróleo y de otras materias primas, junto a la perspectiva de un alza en las tasas de interés a nivel global, amenazan con devolver a algunos de los mayores mercados emergentes a niveles de crédito "basura".

Las economías emergentes han ganado cerca de 200 mejoras en su calificación desde 2007, casi la mitad de ellos hasta la categoría máxima de "grado de inversión", pero este año Standard and Poor's ha realizado tres veces más rebajas que alzas para estas naciones.

Tres de los más importantes nombres en el universo de los mercados emergentes -Rusia, Brasil y Sudáfrica- están a solo un escalón de la "basura", tras una década de mejoras en sus calificaciones que ayudó a hacer llegar cerca de 8 billones de dólares en inversiones a sus acciones y bonos.

El BNP Paribas calcula que si el petróleo permanece alrededor de los 80 dólares en los próximos años, los productores en el Golfo Pérsico, Rusia, Latinoamérica y África podrían ver recortadas sus calificaciones entre medio y dos escalones, mucho más si se hunde hasta los 60 dólares.

Moritz Kraemer, de Standard and Poor's, precisó que el impacto de un periodo tan sostenido de precios bajos del petróleo variará según el país.

Mientras los datos del Fondo Monetario Internacional indican que Arabia Saudita, Rusia y Nigeria necesitan precios por encima de 90 dólares para equilibrar sus presupuestos, los dos primeros tienen importantes reservas de divisas, mientras otros como Kuwait o Kazajistán seguirían en negro incluso a 65 dólares.

El análisis del BNP sugiere que con el petróleo a 80 dólares, Rusia, Azerbaiyán y Kazajistán perderán su grado de inversión; los productores africanos se hundirán más profundamente en el territorio "basura"; mientras que en Oriente Medio habría una ola de rebajas.

Los datos de S&P muestran que tanto Rusia como Brasil, que están en el grado más bajo para la inversión con BBB-, ya están siendo tratados como "basura" por los mercados.

Pero no todo son malas noticias. Cerca del 70 por ciento de los mercados emergentes son hambrientos importadores de crudo, lo que significa que para el 30 por ciento restante la caída del precio de este año es una bendición.

El jefe de Moody's Analytics, Mark Zandi, asegura que esto podría impulsar el crecimiento en India -otro país con BBB- en su calificación- en un punto porcentual y será un gran beneficio para cualquier nación que subsidie los costos energéticos.

El Deutsche Bank también señaló a Corea del Sur, Taiwán, Filipinas, Hungría, República Checa, Sudáfrica, Polonia, Tailandia y México como beneficiarios, aunque las buenas perspectivas para Sudáfrica se ven restadas por la caída del 15 por ciento en el precio de sus grandes exportaciones -oro y platino- durante el último año.

Podemos decir una cosa con seguridad, y es que una rebaja a 'basura' (para los principales mercados emergentes) tendría un impacto material en términos de flujos para todo sus activos", afirmó David Hauner, de Bank of America-Merrill. "Se está convirtiendo en una historia clave que debemos vigilar en 2015", comentó.

Reuters/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?