| 5/25/2012 2:00:00 PM

¿Cada vez más difícil comerciar con Argentina?

La UE impugnó ante la Organización Mundial del Comercio las restricciones de importación de Argentina. Cuáles son las repercusiones de las medidas argentinas entre los empresarios alemanes.

;
DW

"El clima de inversiones en Argentina se deteriora progresivamente. Esto no me deja otra alternativa que llevar el sistema proteccionista de importaciones de Argentina (ante la OMC) y garantizar que las reglas de libre mercado se respeten", dijo el belga Karel de Gucht, comisario de Comercio del bloque europeo y encargado de anunciar la medida en Bruselas.

"Hace tiempo que intentamos solucionar estos crecientes problemas con el gobierno argentino, pero no ha habido resultados", añadió de Gutch. Las limitaciones de importación argentinas afectan a cerca de 600 productos europeos, entre ellos materiales de electromecánica, textiles, autopartes y productos químicos, informaron fuentes de la Comisión Europea en Bruselas.

Quejas europeas

19 países presentaron quejas y preocupaciones sobre la política comercial del gobierno argentino, durante la última reunión de la OMC en Ginebra, precisó De Gutch. En concreto, desde el 1 de febrero de 2012, los importadores argentinos deben tramitar una Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI), que debe ser aprobada por las autoridades fiscales del país. El trámite es condición indispensable para cerrar acuerdos con socios exportadores extranjeros, solicitar las divisas necesarias para ejecutar transacciones y completar la importación. Además, las importaciones deben compensarse con exportaciones de productos argentinos, por el mismo monto.

Solo en materia de exportaciones europeas de bienes, el sistema de licencias de importaciones argentinas, impugnado este viernes por la UE, ascendió en 2011 a un monto de 500 millones de euros, afirma Bruselas. Pero, de acuerdo con el ejecutivo del bloque de los 27, las “regulaciones proteccionistas” argentinas costarán a Europa, sólo en 2012, cerca de 8.300 millones de euros.

Estos desacuerdos han dificultado también, en los últimos años, el establecimiento de acuerdos comerciales entre la UE y el bloque sudamericano MERCOSUR. A tono con las normas de la OMC, Buenos Aires dispone de ahora 60 días para suavizar sus restricciones a las importaciones. De lo contario, el organismo internacional con sede en Ginebra podría tomar medidas.

Empresas alemanas, con cautela

“Es ampliamente conocido que grandes empresas alemanas se han visto obligadas, desde hace algún tiempo, a compensar sus exportaciones hacia Argentina con el mismo monto de importaciones (desde ese país)”, dijo a DW Johannes von Dungen, de la Asociación Empresarial para América Latina, Lateinamerika Verein e.V.

“Pero, en los últimos meses, numerosas pequeñas y medianas empresas nos han informado que también sus negocios de exportaciones se han visto afectados por los especiales regímenes de importación de Argentina”, agregó von Dungen, quien se especializa en las relaciones comerciales entre Alemania y varios países sudamericanos.

Consultada por DW, la Federación de Industriales Alemanes (BDI) no quiso pronunciarse aún sobre la queja de la UE, ni ofrecer datos sobre empresas o productos alemanes afectados hasta el momento por las regulaciones argentinas, hasta conocer en detalle el documento presentado ante la OMC, así como confirmar la postura del ministerio alemán de Economía.

En la Asociación Empresarial para América Latina, con sede en Hamburgo, “seguimos atentamente el desarrollo de la situación y mantenemos permanentemente informados a nuestros asociados”, explicó von Dungen y aseguró que muchas compañías alemanas “cuentan a diario con que sus productos se verán sujetos a nuevas regulaciones de importación y buscan mercados alternativos”.

Ni la BDI, ni el Instituto de la Economía Alemana (IW) –asentado en Colonia con fondos de asociaciones y empresas privadas germanas- disponen de cifras sobre el probable costo de las regulaciones argentinas para los exportadores alemanes. Si bien todas las fuentes coinciden en que los trámites resultan largos y engorrosos, sin seguridad de éxito.

Entretanto, “no puede hablarse ya sencillamente de retos transitorios para los importadores o para la economía en general“, opinó von Dungen. “Por el contrario, la situación actual influye también sobre decisiones estratégicas que deben tomar las empresas, por ejemplo, en relación con el establecimiento de nuevas representaciones o plantas productivas en la región”, aseguró el experto de la Asociación Empresarial para América Latina. “Vemos que a las empresas alemanas se les va a haciendo cada vez más difícil decidirse por Argentina (para invertir) y en ello también ha influido la reciente reestatización del 51 por ciento del grupo YPF”, agregó.

De fondo, YPF

El ejecutivo de los 27 socios comunitarios no menciona directamente en el texto de la demanda el caso de nacionalización por parte de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, de la petrolera YPF, aseguró la agencia alemana dpa, que tuvo acceso al documento.

Pero la lectura “entre bastidores” se relaciona claramente con el caso, que ha provocado varias amenazas de España y la UE en las últimas semanas. “Bruselas no amenaza en vano”, ironiza en su titular el diario Clarín, frecuentemente crítico con el ejecutivo argentino. “Con la influencia de España”, subtitula el diario argentino Página 12.

YPF no se menciona en la demanda porque el caso se enmarca en temas de inversiones extranjeras, que no están cubiertos por la normativa de la UE. Pero, tras largas semanas de intenso "lobby" por parte de España ante la UE y la OMC, parece que el bloque europeo ha buscado un subterfugio legal para intentar la concreción de represalias contra Buenos Aires.

El propio comisario europeo aseguró que la nacionalización de la empresa fue "la última prueba" de la política restrictiva de Argentina. Según De Gucht, la Comisión ha mantenido constantes reuniones con el gobierno español pero, como sea, se trata de "un acuerdo bilateral entre ambos países" en el que Bruselas no puede inmiscuirse directamente. Por ver queda la reacción del Gobierno argentino, que defiende su derecho a proteger su balanza comercial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?