| 4/1/2011 9:50:00 AM

Brasil estudia ayudar a Portugal en su crisis financiera

Brasil está estudiando cómo podría ayudar a Portugal a superar la actual crisis generada por su deuda, confirmó la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

"Una de las posibilidades es comprar parte de la deuda soberana de Portugal", dijo la mandataria. "También estamos examinando otras alternativas como una recompra temprana de bonos brasileños que mantiene el gobierno portugués", añadió.

Pero, como informa Rogerio Wassermann, de BBC Brasil, la mandataria condicionó la posible compra de títulos de deuda portuguesa a la presentación de garantías de pago. La mandataria aclaró que no ha recibido ninguna solicitud oficial de ayuda de Portugal.

"Anexión" y sarcasmo
No obstante, enfatizó en que "queremos ayudar, ya que Portugal no es un socio cualquiera de Brasil" refiriéndose a los lazos históricos y culturales entre la mayor economía de América Latina y su antigua metrópolis colonial.

La actual situación económica en que se encuentra el país europeo y la posibilidad de recibir ayuda del gigante emergente latinoamericano, ha dado pie a situaciones como la que ocasionó una columna del diario The Financial Times, en la que el autor proponía la "anexión" de Portugal a Brasil.

Ante las reacciones airadas de lectores portugueses, el periodista dijo que apelaba al sarcasmo para destacar el hecho de que "Brasil podría manejar el problema portugués absorbiendo su deuda" ya que Portugal sólo representaría el 10% de su Producto Interno Bruto (PIB).

Según los últimos datos del Fondo Monetario Internacional, por su PIB, Brasil ocupa el octavo puesto entre las economías mundiales y Portugal el trigésimo séptimo.

Déficit
Rousseff visitó esta semana la ciudad portuguesa de Coimbra para participar en un homenaje a su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, pero canceló encuentros previstos con el primer ministro portugués, José Sócrates, y el presidente Aníbal Cavaco Silva, y regresó a Brasilia, a causa de la muerte del ex vicepresidente brasileño José Alencar.

Portugal se enfrenta a dificultades financieras y se teme que se transforme en el tercer país de la eurozona en buscar préstamos de la Unión Europea (UE).

Este jueves, el ministro de Finanzas portugués, Fernando Teixeira dos Santos, reconoció que el déficit público real de 2010 alcanzó el 8,6%, en vez del 7,3% anunciado a principios de año por Lisboa, lo cual complica más los plazos de reducción impuestos por la UE.

No obstante, el titular insistió en que el país seguirá "resistiendo" y financiándose en los mercados.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?