| 8/27/2010 7:30:00 AM

Bernanke recurrirá a persuasión para reactivar la economía

La economía parece estar estancándose y a la Reserva Federal se le agotaron las opciones sencillas a las que podría recurrir para reactivarla. Esa es la prueba que afronta su presidente Ben Bernanke, quien pronunciará un discurso en un congreso en Jackson Hole, Wyoming.

En un intento por evitar otra recesión y sin más opciones fáciles disponibles, Bernanke necesitará persudir a las personas y las empresas a que tengan suficiente confianza en el futuro para que aumenten su consumo y sus inversiones, respectivamente.

El débil gasto de los consumidores y la escasez de empleos han colocado a la economía en peligro de caer en otra recesión. Aunque las tasas de interés a corto plazo están cercanas a cero, no han propiciado una recuperación de la economía.

Los beneficios de los programas de estimulo federal desaparecen gradualmente y el Congreso no ha aprobado un nuevo plan importante de asistencia económica.

El panorama hace que el discurso de Bernanke adquiera mayor importancia. El presidente de la Fed leerá su texto a las 10 de la mañana tiempo del Este (8:00 hora local), menos de dos horas después de que el gobierno difunda un informe sobre la fragilidad de la economía.

El Departamento de Comercio tiene previsto informar que la economía registró en el trimestre abril-junio un crecimiento anual de 1,4%, el cual es anémico. El crecimiento en el actual trimestre registra la misma debilidad.

La tarea de Bernanke no está limitada a restaurar la confianza del público. Con la misma importancia, el funcionario debe forjar un consenso ante el disenso dentro de la misma Reserva Federal. Algunas autoridades de la Fed se han mostrado renuentes a que el banco central aumente sus inversiones en un intento por estimular el crédito y el consumo.

Durante una reunión de la Reserva Federal este mes, Bernanke logró persuadir a sus colegas a que adoptaran una nueva medida en un intento por revitalizar la economía: La institución utilizará una cantidad relativamente pequeña de dinero generado por su cartera de acciones hipotecarias con el fin de adquirir deuda del gobierno. El objetivo es hacer disminuir aún más las tasas a hipotecas y otros préstamos.

Cualquier esfuerzo adicional de Bernanke para disminuir las tasas a largo plazo probablemente afrontará resistencia. Uno de los gobernadores de la Fed, Kevin Warsh, ha manifestado preocupación de que ulteriores esfuerzos de este tipo puedan alarmar a los inversionistas en torno al estado de la economía.

Otros están preocupados de que nuevas medidas pudieran aumentar las presiones inflacionarias. Algunas autoridades del banco central, como Charles Plosser, presidente del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, han planteado temores en torno a la adopción de ulteriores medidas de estímulo mientras la economía mantiene su crecimiento, aunque lento.

En un discurso al término de la reunión de la Fed este mes, Narayana Kocherlakota, presidente del Banco de la Reserva Fdederal de Minneápolis, subrayó que la decisión de la institución este mes de incrementar la compra de deuda del gobierno propiciará que los inversionistas piensen que la economía de Estados Unidos está peor de lo que en realidad está.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?