| 4/25/2012 4:30:00 PM

Bayern vs. Real: US$483 millones fueron más que US$722 millones

El paso de Bayern Munich a la final de la Champions League no solo representó para el Real Madrid una derrota deportiva, sino económica: el segundo equipo más valioso del mundo fue alcanzado por el quinto.

Este miércoles quedó definida la final de la Champions League 2012: Chealsea – Bayern Munich que, como si se hubieran puesto de acuerdo, lograron eliminar a los dos favoritos.

Aparte de la sorpresa deportiva, es importante destacar que la valoración económica de las escuadras tanto del Real Madrid, como de Barcelona, es muy superior a la de los contendores que los dejaron por fuera del campeonato.

Además, tienen entre sus filas a los jugadores más valiosos del mundo: Lionel Messi (avaluado en 140 millones de euros) y Cristiano Ronaldo (90 millones de euros).

Según la consultora Pluri, el juego que se llevó a cabo este miércoles y que definió la suerte desde el punto penal, involucra dos planteles que en conjunto valen 912 millones de euros (unos US$1.205 millones).

Un análisis de la firma señala que el valor en el mercado de los jugadores titulares y suplentes del Bayern Munich es de 366 millones de euros (o sea, US$483 millones), mientras que el valor del Real Madrid lo calcula en 546 millones de euros (US$722 millones).

La Revista Forbes, por su parte, publicó recientemente la lista de los equipos más valiosos del mundo, que refleja un resultado incluso mayor:

1. Manchester United: US$2.253 millones

2. Real Madrid:
US$1.877 millones

3. Barcelona:
US$1.307 millones

4. Arsenal:
US$1.292 millones

5. Bayern Munich:
US$1.235 millones

El mayor resultado de la Revista Forbes está explicado en que los criterios de valoración son diferentes e incluye el valor de las marcas, mientras que Pluri solo tiene en cuenta la valoración de los jugadores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?