| 10/4/2013 5:00:00 PM

La banda clave

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, asegura que la banda ancha "es un factor clave para mejorar la competitividad" de América Latina. Hace llamado urgente a gobernantes.

"Quienes tienen banda ancha en nuestra región pagan mucho por un servicio muy lento. Esto es preocupante, porque la masificación de la banda ancha se perfila como una de las grandes revoluciones tecnológicas de la historia", dijo Moreno durante su intervención en el VII Foro de Competitividad de las Américas.

Pese a que el acceso a la banda ancha móvil ha crecido de forma sostenida en los últimos años, Moreno destacó que América Latina marcha atrás de otras regiones en cuanto a penetración, costos y velocidad del servicio. Puso como ejemplo que un ciudadano latinoamericano promedio tendría que trabajar 31 días para pagar un plan de acceso a internet por un año, mientras que uno de Corea del Sur podría pagarlo con apenas un día de trabajo.

Según datos del BID, Corea del Sur se ha consolidado como el líder mundial con la existencia de 105 líneas de banda ancha por cada 100 habitantes. Brasil, el país latinoamericano con la mayor tasa de penetración de banda ancha móvil, cuenta con 21 líneas activas por cada 100 habitantes.

De acuerdo con el BID, la penetración de banda ancha móvil en América Latina creció a una tasa anual de 127% en los últimos 5 años, y actualmente hay más 129 millones de usuarios del servicio. Pero "todavía existen más de 100 millones de hogares en América Latina sin acceso a banda ancha", señaló el presidente del BID.

El VII Foro de Competitividad de las Américas, centrado en el tema de la "Infraestructura y tecnología moldeando los países de hoy", culminó este viernes en panamá tras dos días de exposiciones por parte de expertos de 34 países.


EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?