| 3/30/2014 3:00:00 PM

Controversia entre banqueros venezolanos

El banquero Juan Carlos Escotet, presidente de Banesco, escaló la disputa que mantiene con Óscar García Mendoza, titular del Banco Venezolano de Crédito, a propósito de un juicio en marcha en Miami.

"César Briceño, ex secretario de la Junta Directiva y ex asistente a la Presidencia del BVC, financia la HRF (Human Rights Foundation) fundada por Thor Halvorssen Mendoza", escribió hoy Escotet en la red social Twitter.

"Para los que piensan que me hackearon la cuenta; es falso! Soy yo el que escribe y quién no va a permitir más abusos de estos fracasados!", añadió el presidente y dueño del Banesco, el principal banco privado de Venezuela.

La disputa entre Escotet y García Mendoza salió a flote a propósito de una demanda interpuesta la semana pasada en un tribunal de Miami (Florida) por el presidente de la organización Human Rights Foundation, el periodista Thor Halvorssen Mendoza.

Escotet usó su cuenta @jescotet para publicar su posición acerca del supuesto pago ilegal de 50 millones de dólares al presidente de la Asamblea Nacional (AN, unicameral) de Venezuela, el diputado oficialista Diosdado Cabello, a través de "una sociedad offshore registrada en Panamá con cuentas en Banesco".

"¡Qué ironía! Me he pasado los últimos años cogiendo palos de Cabello, y ahora resulta que según OSCARCITO (García Mendoza) somos sus banqueros", remarcó Escotet en la misma red social.

"Yo le recomendaría a estos "amitos del valle" que laven sus trapitos sucios en casa, antes de que pierdan hasta el apellido!", porque "si se trata de buscar justicia en cortes internacionales, no me costará nada llegar a recurrir hasta la corte celestial si es necesario!", añadió el presidente de Banesco.

Hace dos días, un comunicado de Banesco especificó que Cabello, "el presunto beneficiario de ese pago", no es cliente de esa organización y que en consecuencia en el banco no se ha producido ninguna transacción entre las partes señaladas.

El comunicado fue emitido tras conocerse en Venezuela que el diario de Miami El Nuevo Herald publicó entonces fragmentos de la demanda por difamación y daños interpuesta en un tribunal de esa ciudad de Florida por el presidente de HRF, con sede en Nueva York.

En la querella se afirma que, según un exempleado de la empresa Derwick Associates Corporation, Cabello recibió 50 millones de dólares "en sobornos" a cambio de "un contrato público que los funcionarios sabían que permitiría a los demandados sobrefacturar".

Esos pagos ilegales supuestamente "facilitaban el lavado de dinero y la sobrefacturación" por parte de los demandados: la citada compañía y sus propietarios, Leopoldo Alejandro Betancourt-López, Pedro Trebbau-López y Francisco D'Agostino Casado, además de su filial Derwick Associates USA.

Halvorssen Mendoza dijo que venía investigando el caso y que, como reacción a su pesquisa, los demandados "utilizaron declaraciones difamatorias para silenciarle como periodista" y dañar su reputación y relación contractual con dos medios en los que publicaba artículos: Forbes.com y el periódico Huffington Post.

Como resultado de las "difamatorias y torticeras cartas" enviadas por Derwick, estos medios dejaron de aceptar artículos propuestos por Halvorssen, afirma.

Las acciones emprendidas por Derwick lograron "destruir la relación" contractual del periodista venezolano con ambos medios, reitera en el documento de la demanda, de 37 páginas.

El objetivo de los propietarios de Derwick no era otro que "silenciar" a Halvorssen y "enviar el mensaje a los oponentes al Gobierno venezolano" de que estos serán "intimidados en el país" y sometidos a "litigios vejatorios y de mala fe, así como a campañas de desprestigio bien financiadas fuera de Venezuela", remata el escrito judicial del periodista y activista de derechos humanos.

EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?