Dinero.com Revista Dinero

Presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim

| 11/30/2012 11:00:00 AM

Banco Mundial: aumenta desempleo global

El Informe sobre Desarrollo Mundial 2013 trata básicamente de una cosa: puestos de trabajo, de esos que hay pocos. Y puede haber menos, en especial en los países más pobres.

Alrededor de 200 millones de personas buscan trabajo en todo el mundo. De ellos, 75 millones son menores de 25 años. Esos números pueden llegar a ser todavía más dramáticos, según el Banco Mundial.

Durante los próximos 15 años serán necesarios al menos 600 millones de nuevos puestos de trabajo, debido al acelerado crecimiento de la población, especialmente en Asia y en el África subsahariana. Ante esta perspectiva, se hizo lógico para el Banco Mundial resumir su informe en una palabra: la inglesa "Jobs".

En Washington, donde se encuentra el Banco Mundial, el documento fue presentado en octubre. Ahora, uno de los autores de ese estudio, Martin Rama, lo explicó en Alemania. Estuvo acompañado por el ministro de Cooperación Económica y Desarrollo, Dirk Niebel, que pertenece al liberal FDP. En algo estuvieron ambos de acuerdo: sin el sector privado, no es posible el progreso. Nueve de cada diez trabajos son generados en ese sector. Esto no quiere decir que el sector público no sea importante, destacó Rama.

Sin profesores, expertos agrarios o urbanistas sería todo más difícil. Pero, agregó el experto del Banco Mundial, una mirada al mundo árabe muestra que los problemas del mercado laboral no pueden resolverse si los trabajos solamente son creados en el sector público.

Crítica a reducción en las ayudas

Rama también observó con preocupación que algunos países europeos han reducido la cooperación al desarrollo en estos tiempos de crisis. En Alemania el presupuesto del ministro Niebel disminuyó en 83 millones de euros, para quedar en 6,3 mil millones. Ese fue un paso en la “dirección incorrecta”, admitió Niebel. Desde la perspectiva de Rama, la ayuda estatal al desarrollo es “fundamental”. Sin ella, los grandes proyectos de infraestructura apenas se financian. El Estado y los privados dependen más que nunca el uno del otro.

Esta alianza entre Estado y negocios, también conocida por el término inglés “public-private partnership (ppp)”, es apoyada desde hace años por el ministro Niebel. Solo de la mano de firmas privadas pueden, por ejemplo, las escuelas de formación profesional de Túnez cumplir con los requisitos del mercado laboral. Lo mismo se aplica a proyectos de construcción de carreteras en Namibia, o para las plantaciones de cacao en Sierra Leona. En países de África Occidental, 15 mil jóvenes tienen un futuro porque han sido educados y sus productos son competitivos en el mercado mundial.

Dado los recortes en su ministerio, Niebel quiere trabajar más fuertemente con el sector privado. En los últimos años, distintos países han donado 133.000 millones de dólares para apoyar el desarrollo de estados menos favorecidos. En el mismo período, el sector privado ha invertido en todo el mundo unas 10 veces más, cerca de 1,2 billones de dólares. La mitad de ese dinero se destinó al desarrollo de los países emergentes, dijo Niebel. Esa cifra por sí sola demuestra que los 600 millones de empleos adicionales que serán necesarios en los próximos 15 años según los cálculos del Banco Mundial no podrán generarse solo a partir del dinero de los contribuyentes.
                                                               

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×