| 3/13/2015 6:00:00 PM

Millonaria ayuda e inversión en Egipto

Arabia Saudí, Kuwait y Emiratos prometieron ayudas e inversiones para Egipto por valor de US$4.000 millones cada uno, con el fin de atraer inversores extranjeros.

Las tres potencias del Golfo anunciaron esa aportación conjunta de 12.000 millones de dólares en la apertura de la reunión que comenzó este viernes en el balneario de Sharm el Sheij, a orillas del mar Rojo.

La presencia del secretario norteamericano, John Kerry, y su homólogo británico, Philip Hammond, demuestra que la conferencia de tres días también será una ocasión para afianzar el poder de Sisi, aliado ineludible de Occidente en la lucha contra los yihadistas en el mundo árabe. "El pueblo estadounidense respalda la seguridad y el bienestar del pueblo egipcio", declaró el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en la apertura de la conferencia. 

Poco antes, Kerry se reunió con Sisi para abordar la situación en la vecina Libia y los esfuerzos de la coalición internacional que combate al grupo yihadista Estado Islámico (EI), según el Departamento de Estado. 

El canciller estadounidense también tuvo un encuentro con Sisi, el presidente palestino, Mahmud Abas, y el rey Abdalá II de Jordania para hablar del conflicto israelo-palestino. 

Con las manos vacías


Estados Unidos acudió a la conferencia con las manos vacías y aún no desbloqueó la última parte de la ayuda que concede cada año a Egipto. Washington entrega 1.500 millones de dólares anuales al país árabe, de los cuales 1.300 solo para el presupuesto militar. El gobierno de Barack Obama congeló el pago de 650 millones de dólares, tras el derrocamiento del expresidente islamista Mohamed Mursi en julio de 2013. Washington ya entregó, no obstante, unos helicópteros Apache que, según Egipto, son importantes para combatir a los insurgentes islamistas en la península del Sinaí. 

Aunque Estados Unidos, como el resto de países occidentales, parece indignarse por la sangrienta represión de Sisi contra los partidarios de Mursi, comprendió rápidamente que no podían obviar al país árabe más poblado y mejor armado en su lucha contra los yihadistas.

Sisi es el principal jefe de Estado de la región que reclama la formación de un ejército árabe conjunto para hacer frente a la amenaza de los yihadistas, asunto que abordará la Liga Árabe a finales de marzo. "Egipto quiere mostrar que regresa con fuerza a la escena internacional", comenta un diplomático occidental, para quien Sisi quiere proyectar la imagen de un poder fuerte que sabe restablecer la seguridad y la estabilidad.

Represión

Ministros de finanzas y diplomáticos occidentales también participan en la conferencia organizada por Egipto, que necesita dinero para relanzar su maltrecha economía. Las autoridades egipcias anunciaron la participación en la conferencia económica de 80 países y 23 organismos internacionales.

Las autoridades presentarán proyectos en energía, transporte, telecomunicaciones y vivienda para convencer a los inversores internacionales. En ese sentido, el ministro de Vivienda, Mustafa Kamal Madbuli, desveló el proyecto de construcción de una nueva capital administrativa y financiera entre El Cairo y Suez, en el noreste del país. La ciudad se construirá en un perímetro de 700 kilómetros cuadrados y acogerá a cerca de cinco millones de personas, afirmó Madbuli.

Por otra parte, el gigante estadounidense General Electric (GE) anunció inversiones de 200 millones de dólares para crear una línea de producción y un centro de formación en Suez. "Estados Unidos está impaciente y deseoso de ser el catalizador del desarrollo económico de Egipto", declaró Kerry ante industriales estadounidenses y egipcios al margen de la conferencia de Sharm el Sheij.

Pero "esperamos ver más avances en la realización de las aspiraciones democráticas del pueblo egipcio", añadió el secretario de Estado. Las fuerzas de seguridad egipcias han matado a más de 1.400 manifestantes pro Mursi desde 2013 y han encarcelado a más de 15.000 simpatizantes islamistas.

Naciones Unidas denuncia regularmente las condenas a muerte en procesos masivos y expeditivos.

Las autoridades egipcias anunciaron la participación en la conferencia económica de cerca de 100 países y 25 organismos internacionales, y Sisi quiere mostrar la imagen de un poder fuerte, capaz de restablecer la seguridad y la estabilidad. Su objetivo podría verse afectado por los atentados casi diarios contra la policía y el ejército, que los yihadistas reivindican en represalia a la represión en el país.



Afp/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?