| 10/2/2010 8:30:00 AM

Aquí está el presidente de Brasil

Estas son las fichas biográficas de los principales candidatos presidenciales de las elecciones del domingo.

Dilma Rousseff:

Postulada por el Partido de los Trabajadores, ofrece la continuidad de las políticas sociales y el manejo económico del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en el que sirvió como ministra de Minas y Energía y como secretaria general del gobierno, el cargo de más poder después del gobernante. Sin experiencia electoral previa, es la favorita en las encuestas para ganar la contienda. Economista de 62 años de edad, Rousseff tiene una historia de militancia de izquierda, llegando incluso a formar parte de un movimiento guerrillero que combatió a la dictadura militar (1964-1985), por lo cual fue presa y torturada. Durante la campaña debió suavizar su imagen de mujer dura y mandona para facilitar su identificación con el electorado de Lula. Rousseff es divorciada y madre de una hija.

José Serra:

 El candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña es un economista de 65 años con amplia trayectoria política, habiendo servido como gobernador del estado de Sao Paulo, alcalde de la ciudad de Sao Paulo, diputado, senador y ministro de Salud y de Planificación. Su carrera política comenzó como dirigente estudiantil y fue enviado al exilio en Chile por la dictadura militar. Pese a que muchos analistas lo ven como el más preparado de los candidatos, su campaña no logró despegar al estar opacado por la fuerza del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, el gobernante mejor evaluado de la historia reciente de Brasil. La actual campaña es la segunda postulación presidencial de Serra, quien en 2002 perdió las elecciones ante Lula. Serra está casado y tiene dos hijos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?