| 5/2/2011 3:00:00 PM

Aplausos, críticas y temores despierta en AL el fin de Bin Laden

La muerte de Osama bin Laden a manos de comandos estadounidenses fue recibida hoy por algunos gobiernos latinoamericanos como un triunfo frente al terrorismo, pero también hubo críticas y voces de alerta sobre la posibilidad de represalias.

"No deja de sorprender cómo se ha naturalizado el crimen y el asesinato, y cómo se celebra. Antes los gobiernos imperiales, aunque sea, guardaban la forma a la hora de la muerte de cualquier individuo, independientemente de lo que se le acuse", dijo el vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua, al canal estatal Venezolana de Televisión.

Según Jaua, es necesario hacer un "cuestionamiento ético" del acto de celebrar el asesinato "como un instrumento de resolución de problemas" y agregó que "para el imperio (EE.UU.) ya las salidas políticas y diplomáticas quedaron atrás".

La opinión de Jaua, que dijo hablar "como ser humano y como revolucionario", fue compartida por el ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Luis Almagro, quien dijo que "ninguna muerte debe ser celebrada" y que Bin Laden, líder del grupo terrorista Al Qaeda, debió "pagar por sus crímenes frente a la justicia".

Almagro, no obstante, opinó que lo positivo de la acción llevada a cabo por comandos estadounidenses en Abottabad, en el norte de Pakistán, es que se trata de "un golpe al terrorismo internacional".

"No podemos ser ajenos a los actos terroristas y se deben condenar" dijo.

Entre los que han respaldado sin tapujos la operación contra el terrorista mas buscado del mundo, presunto responsable de los atentados del 11 de septiembre de 2011, están los gobiernos de Colombia, Chile y México.

Es "un avance muy importante en la guerra contra el terrorismo", dijo el canciller chileno, Alfredo Moreno.

Para el titular de Relaciones Exteriores, esta operación deja además una "enseñanza importante" para los chilenos, como es entender que "la única manera de luchar contra el terrorismo" es hacerlo en colaboración con otros países.

El Gobierno de México "reitera su profunda convicción de que el terrorismo es una actividad criminal que debe combatirse de manera decidida por parte de la comunidad internacional", aseveró la Secretaría de Relaciones Exteriores de ese país en un comunicado.

El terrorismo "representa una seria amenaza para la paz y la estabilidad a nivel global, y provoca la pérdida de cuantiosas vidas inocentes", agregó.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, llamó hoy a "perseverar" en la lucha mundial contra el terrorismo, al "felicitar" a su homólogo estadounidense, Barack Obama, por la operación en la que murió Bin Laden.

Para el Gobierno colombiano, la muerte del líder de Al Qaeda "es un importante y contundente golpe al terrorismo global", y "demuestra, una vez más, que los terroristas, tarde o temprano, siempre caen".

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Antonio Patriota, expresó hoy su esperanza en que la muerte de Bin Laden "no desencadene más violencia" en el mundo.

Patriota expresó la condena de Brasil a "todas las formas de terrorismo" y aseguró que "en la medida en que Al Qaeda y Osaba bin Laden están detrás de estrategias políticas que privilegian las acciones terroristas", el Gobierno brasileño "solamente puede solidarizarse con las víctimas y con quienes desean justicia".

En varios países latinoamericanos se reforzó hoy la seguridad, en especial en torno a las embajadas y otros centros de EE.UU.

En Lima las medidas también abarcan a las embajadas de España, Francia, Reino Unido e Israel.

El ministro peruano del Interior, Miguel Hidalgo, dijo que la operación en la que fue abatido Bin Laden por fuerzas especiales de los Estados Unidos representa "un triunfo para el mundo libre y democrático frente al terrorismo".

Por su parte, el ministro de Hacienda de Paraguay, Dionisio Borda, consideró que la muerte de Bin Laden es "un paso necesario para la seguridad del mundo", según reseñaron los medios asuncenos.

Para el canciller de Honduras, Mario Canahuati, Estados Unidos "se ha quitado un gran peso de encima" y la muerte de Osama bin Laden también supone un poco más de "tranquilidad" para el mundo.

Aunque definió como "lamentables" los atentados del 11 de septiembre de 2001, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, opinó hoy que la respuesta de EE.UU. ha sido "desproporcionada".

Patiño mencionó que la cruzada antiterrorista emprendida hace diez años ha hecho que mueran "centenares de miles de personas inocentes en Irak".

Otra voz crítica fue la del presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Chile, el opositor Eugenio Tuma, que considera que la operación llevada a cabo por EE.UU. en Pakistán "habla muy mal de la vigencia del derecho internacional a nivel global".

 

EFE

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?