| 12/17/2014 11:30:00 AM

Estados Unidos y Cuba ¿amigos?

El intercambio de cuatro presos por espionaje entre Cuba y EE.UU. y la liberación del estadounidense Alan Gross abrieron la puerta a que los dos países terminen más de cinco décadas de enemistad. Conozca los cambios económicos detrás de esta decisión.

La Casa Blanca ha ordenado el inicio inmediato de un diálogo con Cuba para restablecer las relaciones diplomáticas entre ambos países, rotas desde 1961. ¿Qué implicaciones trae esta decisión en materia económica?

De acuerdo con la información divulgada por Washington, el restablecimiento de las relaciones con Cuba contempla el favorecimiento de la ampliación de los permisos generales de viaje a Cuba para las 12 categorías existentes autorizadas por la ley, entre ellas visitas familiares; actividades oficiales del gobierno de EE.UU., gobiernos extranjeros y determinadas organizaciones intergubernamentales; determinadas transacciones de exportación que pueden ser susceptibles de autorización conforme a las normas y pautas existentes.

Igualmente, con la nueva política se rompen algunas barreras comerciales. Las personas que viven en Estados Unidos podrán brindar capacitación comercial a las empresas privadas cubanas y a los pequeños agricultores, además de proporcionar apoyo adicional para el crecimiento del naciente sector privado de Cuba. "Se estudiarán diferentes medidas adicionales dirigidas a fomentar el crecimiento de los emprendimientos y del sector privado en Cuba", señaló Washington.

Con respecto a las remesas, se facilitará el envío de remesas a Cuba por parte de personas de EE. UU. "Se efectuará un aumento de los niveles de las remesas de $500 a $2,000 por trimestre para las remesas de donativos para ciudadanos cubanos (quedarán excluidos ciertos funcionarios del gobierno o del partido comunista); y las remesas de donativos para proyectos humanitarios, apoyo al pueblo cubano y actividades de respaldo al desarrollo de empresas privadas en Cuba ya no requerirán una licencia específica". Además, los expedidores de remesas ya no requerirán una licencia específica.

Las medidas también contemplan la autorización de expansión de ventas y exportaciones comerciales de ciertos bienes y servicios desde los Estados Unidos. Los artículos que estarán autorizados para exportación incluyen ciertos materiales de construcción para la construcción privada residencial, bienes para el uso del sector privado de empresarios cubanos y equipo agrícola para los pequeños agricultores.

"Este cambió hará que sea más fácil que los ciudadanos cubanos tengan acceso a ciertos bienes con precios más bajos para así mejorar su nivel de vida y obtener una mayor independencia económica del estado", afirmó la Casa Blanca.

También se otorga autorización para que las personas que viven en Estados Unidos importen bienes adicionales de Cuba. Estos son algunos de los cambios anunciados por la Casa Blanca:

• Los viajeros con licencia que vayan a Cuba tendrán la autorización de importar $400 dólares en bienes desde Cuba, de los cuales no más de $100 pueden consistir en productos de tabaco y alcohol combinados.

Facilitación de transacciones autorizadas entre Estados Unidos y Cuba.

• Se permitirá que las instituciones de EE. UU. abran cuentas corresponsales en instituciones financieras cubanas para facilitar el procesamiento de transacciones autorizadas.

• Se revisará la definición reglamentaria del término legal "efectivo por adelantado" para especificar que significa "efectivo antes de la transferencia de un título", lo que proporcionará una financiación más eficiente del comercio autorizado con Cuba.

• Se permitirá que los viajeros a Cuba usen tarjetas de crédito y débito de EE. UU.

• Estas medidas mejorarán la velocidad, eficiencia y supervisión de los pagos autorizados entre Estados Unidos y Cuba.

En materia del acceso de Cuba a las comunicaciones y su capacidad para comunicarse de manera libre, Washington anunción que se autorizará la exportación comercial de ciertos artículos que contribuirán a la capacidad de los cubanos para comunicarse con personas en Estados Unidos y el resto del mundo. Esto incluirá la venta comercial de ciertos dispositivos de comunicaciones del consumidor, software relacionado, aplicaciones, hardware y servicios, y artículos para establecer y actualizar los sistemas relacionados con las comunicaciones.

Además, se permitirá que los proveedores de telecomunicaciones establezcan los mecanismos necesarios en Cuba, incluida la infraestructura, para proporcionar telecomunicaciones comerciales y servicios de internet, lo que mejorará las telecomunicaciones entre Estados Unidos y Cuba.

El anuncio

El martes 16 de diciembre, Obama y Castro hablaron por teléfono para cerrar el acuerdo por el que ambos países se han comprometido a iniciar un diálogo sobre el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas, tras un proceso negociador en el que desempeñó un papel importante el papa Francisco, según altos funcionarios de la Casa Blanca.

Ello incluirá la apertura, dentro de unos meses, de embajadas en ambas capitales, según esas mismas fuentes. Altos funcionarios estadounidenses señalaron que la decisión de Obama supondrá el cambio más significativo en la política de Washington hacia Cuba "en más de cincuenta años" pues el presidente de EEUU cree que las medidas de acercamiento a La Habana son "una herramienta mejor que el aislamiento" al que se ha sometido a la isla en las últimas décadas.

EE.UU. decretó en 1961 un embargo económico unilateral sobre Cuba que se mantiene hasta hoy. Además, Obama ha pedido a su secretario de Estado, John Kerry, que revise la inclusión de Cuba en la lista de países a los que EE.UU. considera patrocinadores del terrorismo.

En La Habana, lo único que se ha informado de momento es que el presidente cubano tendrá una "comparecencia especial" hoy en la televisión y radio estatales para hablar de "importantes temas de las relaciones con Estados Unidos", sin dar detalles.

El histórico acercamiento ha sido posible gracias al acuerdo para que el Gobierno de Cuba pusiera en libertad "por razones humanitarias" al contratista estadounidense Alan Gross, preso en La Habana desde hace cinco años y quien ya vuela de regreso a su país.

Además, el Gobierno de Obama ha puesto en libertad a tres espías cubanos del llamado grupo de "Los Cinco" que cumplían condena en EEUU, a cambio de un oficial de inteligencia estadounidense que llevaba casi 20 años preso en Cuba y cuya identidad no se ha facilitado.

Se trata de los únicos agentes de la llamada "Red Avispa" que permanecían encarcelados desde hace trece años en Estados Unidos: Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labaniño.

Gross, de 65 años, trabajaba para la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), cuando fue detenido en La Habana en 2009 por distribuir tecnología de comunicaciones a una comunidad judía y posteriormente fue condenado a quince años de cárcel.

Los casos de Gross y de "Los Cinco" se habían convertido en una de las principales barreras para el deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Antes del anuncio oficial que harán Obama y Raúl Castro, ya ha habido reacciones del exilio cubano en Miami (EEUU), que ha expresado su rechazo al canje de espías entre Estados Unidos y Cuba.

La liberación de Gross a cambio de la de los tres espías cubanos encarcelados en EE.UU. es un "tremendo error de la política internacional estadounidense", dijo a Efe Ángel Desfana, presidente de la organización Plantados.

Desfana opinó que Gross, condenado en Cuba a 15 años de prisión, "ha sido la ficha de cambio" en manos del régimen castrista para el canje por los tres espías cubanos del llamado grupo de "Los Cinco".

Por su parte, la Embajada de Estados Unidos en Colombia emitió un comunicado de prensa en el que afirma “Estamos separados por 90 millas de mar, pero unidos gracias a las relaciones entre los dos millones de cubanos y cubano-americanos que viven en Estados Unidos con los 11 millones de cubanos que comparten una esperanza similar de llevar a Cuba a un futuro más prometedor”.


EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?