| 10/7/2009 12:00:00 AM

Anheuser-Busch InBev vende parques temáticos en EE.UU.

La mayor cervecera mundial, con oficinas corporativas en Bélgica, se ha estado deshaciendo de propiedades para ayudar a pagar los US$52.000 millones de la adquisición de Anheuser-Busch, que formó la compañía el año pasado.

Anheuser-Busch InBev anunció el miércoles que venderá sus parques temáticos, incluyendo sus tres SeaWorld y dos Busch Gardens en Estados Unidos, al banco privado de inversiones Blackstone Group por US$2.300 millones por lo menos.

Las dos partes confirmaron el acuerdo el miércoles, diciendo que Blackstone va a pagar US$2.300 millones en efectivo y dar a Anheuser-Busch InBev el derecho a hasta US$400 millones de los ingresos iniciales de Blackstone por la inversión.


Las otras inversiones de Blackstone incluyen los estudios Universal en Orlando y los museos de cera Madame Tussauds, por lo que los parques temáticos se ajustan bien a su carpeta.


La unidad Busch Entertainment Corp. consiste de 10 parques de diversiones, incluyendo los SeaWorld en Florida, Texas y California; Busch Gardens en Florida y Virginia y otros parques, como Sesame Place y Adventure Island.


La unidad es considerada el segundo mayor operador de parques de entretenimiento en Estados Unidos, detrás de Walt Disney Co., con unos 25 millones de visitantes al año y 25.000 empleados.


El brasileño Carlos Brito, director ejecutivo de la cervecera, dijo en una declaración que la unidad de parques rinde bien, pero que no es un enfoque prioritario de Anheuser-Busch InBev.


Blackstone ve oportunidad en inversiones en medios de comunicación y entretenimiento, dijo Michael Chae, director gerente de Blackstone.


"Estamos encantados de estar invirtiendo en una compañía con marcas tan establecidas, propiedades irremplazables y fuertes prospectos de crecimiento", dijo.

 

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?