| 11/10/2010 7:45:00 AM

Analistas Venezolanos mantienen previsiones de inflación elevada

Tres analistas responden que la inflación en ese país se mantendrá en niveles históricamente altos hasta el año 2011. Esperan que la tasa de crecimiento vuelva a senda positiva y prevén un futuro incierto para Pdvsa.

Para tratar el tema de contención de la inflación en Venezuela habría que empezar por establecer sus causas. Carlos de Sousa, economista de Ecoanalítica, califica esto como un “problema estructural de varias décadas”, ocasionado por:

* Un conflicto distributivo de la renta entre las clases sociales.

* Una expansión fiscal desmesurada en comparación con la capacidad de absorción de recursos de la economía.

* Una política monetaria moldeable a las necesidades fiscales, que obedece al hecho que el Banco Central de Venezuela no es un organismo verdaderamente independiente, y a la transferencia constante de miles de millones de dólares de las reservas internacionales al Fondo para el Desarrollo Social (Foden).

* Una política cambiaria que insiste en mantener un tipo de cambio apreciado a un nivel insostenible en el tiempo.

Con ese panorama, una posible contención de la inflación, sin que esto signifique resolver el problema, dice de Sousa, tendría que incluir un compromiso del ejecutivo por dejar de expandir el gasto público “en magnitudes mayores a las que la economía está capacitada para absorber”; la devolución de la independencia al Banco Central, para detener el traspaso de reservas internacionales; y el establecimiento de objetivos inflacionarios creíbles, y sobre todo, “que se cumplan”, para generar confianza entre los agentes económicos.

Por su parte, Andreas Faust -profesor de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas- asegura que la inflación no sólo está causada por una elevada expansión monetaria, producto de una expansión fiscal no controlada, sino por:

La existencia de tipos de cambio no oficiales, superiores a la tasa establecida, que generan una presión de los precios al alza. Sin embargo, asegura, este factor es “mitigado en cierta medida” por la existencia del anclaje cambiario.

La oferta interna insuficiente para atender la creciente demanda, y por lo tanto, un crecimiento de la dependencia de las importaciones- que se obtienen con divisas provistas por Cadivi-.

Lo anterior, dice Faust, “conlleva a un consumo privado creciente que presiona al alza los niveles de precios”. En consecuencia, para lograr una disminución de la inflación, habría que reducir los programas de estímulo al consumo privado y permitir el desarrollo del comercio a una tasa de cambio competitiva para la producción nacional.

Por otra parte, Parker afirma que así las cosas, en Venezuela la inflación se mantendrá en niveles históricamente altos. Su proyección para finales de 2011 es del 40%, bastante por encima del 27,9% actual.

Crecimiento económico

El crecimiento de la economía venezolana para finales de 2010, podría oscilar, según las proyecciones de tres analistas económicos, entre –1,5% y –3%. Mientras que para el otro año se espera un crecimiento positivo de hasta 1,4%.

Kate Parker, analista del Economist Intelligence Unit, es menos optimista, y asegura que el crecimiento del PIB de Venezuela será negativo este año y el próximo, con cifras del –3% y –0,3%, respectivamente.

PDVSA

Respecto a la situación de la empresa estatal petrolera del vecino país, Parker asegura que la situación financiera de la compañía es preocupante, porque además de los costos de la explotación, tiene que financiar un número considerable de “gastos sociales”.

Añade, además, que la venta de petróleo a otros países con tasas favorables, tampoco es conveniente para su situación actual y que la emisión de bonos tendrá un efecto negativo en las finanzas de la compañía.


Proyecciones económicas Venezuela 2010- 2011:

venezuela
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?