| 10/6/2015 5:00:00 AM

2015: ¿El peor de los últimos años para la economía mundial?

Un mayor contagio en las economías avanzadas por el bajo crecimiento de países emergentes y pobres resultados de la industria a nivel global, coinciden con el estancamiento del comercio internacional y las grandes caídas en los precios de materias primas. ¿Qué significa?

El Fondo Monetario Internacional (FMI) está ad portas de revelar sus proyecciones de otoño después de que en julio ya hiciera ajustes importantes a la baja a las proyecciones que había revelado en abril para el año 2016, así como explicara que definitivamente las perspectivas de 2015 eran menores a las elaboradas en el otoño de 2014. La reunión del FMI en julio había sido precedida por datos que apuntaban a que el crecimiento del segundo trimestre de 2015, en muchos países emergentes, eran más bajos que los reportados en el primer trimestre.

Pero el mensaje de julio más importante no fue la coyuntura de corto plazo sino el horizonte de largo plazo: menos crecimiento mundial por un periodo de tiempo más largo. A su vez, el FMI puso en evidencia especialmente el bajo crecimiento que América Latina tendrá que afrontar, no solo en 2015 sino a lo largo de la segunda mitad de la década.

Tres meses después es probable que las noticias del FMI no sean mejores. Nuevamente, varios datos apuntan a un trimestre con menor crecimiento, pero esta vez producto de un mayor contagio por el mal desempeño de las economías emergentes en las economías avanzadas. Es decir, el tercer trimestre no parece haber sido peor para las economías emergentes, aunque sí para China y sí más flojo para las economías desarrolladas. El resultado es que el segundo semestre no verá el repunte mundial que se esperaba y 2015 será el año de más bajo crecimiento mundial desde 2009.

Los últimos meses confirman una mayor desaceleración en China. Las cifras que recogen las utilidades de la industria por ejemplo en agosto fueron 51,4% menores que las de un año atrás, después de que en julio fueran 26,6% menores. Son los peores meses del año, en especial para la fundición de hierro y acero, vehículos, computadores y otros equipos electrónicos y fundición de materiales no ferrosos. 

Pero no es solo la industria en China pues es un fenómeno a nivel global, donde posiblemente la industria se expandió apenas 0,2% en los últimos seis meses. Los últimos datos apuntan a  caídas en la industria en Corea, Canadá, Japón, Malasia, Turquía, Suráfrica, Indonesia, China, Brasil y Taiwán, lo cual coincide con el estancamiento del comercio internacional de bienes y los bajos precios de materias primas.

En el tercer trimestre se estima un crecimiento entre 1,5% y 1,9% para Estados Unidos después del impactante 3,9% del trimestre anterior y una contracción en Japón por segundo trimestre consecutivo al igual que en Singapur y Taiwán y nulo crecimiento en Malasia, al tiempo que China habría crecido por debajo del 6,5%. 

En América Latina, Brasil, Ecuador y Venezuela estarían confirmando que están en recesión este año y el próximo con un mayor deterioro en los últimos meses, mientras Chile y Perú estarían estabilizándose dentro de una tendencia de desaceleración sin aún haber tocado fondo.

Entre las noticias con mejor cara Rusia y Suráfrica habrían tocado fondo en el segundo trimestre al igual que estarían rebotando Canadá y Australia, mientras Europa se mantiene dentro de una mejor recuperación.

En el caso de Colombia, el crecimiento de 2015 de alrededor de 3% genera solo inquietud cuando varios analistas indican que en 2016 estaría apenas por encima del 2%.

Ahora lo importante es saber qué espera el FMI para 2016 después de tan mal 2015.  Igualmente ha sido desvirtuada la hipótesis de que las economías avanzadas jalonarían a las economías emergentes pues, infortunadamente en el tercer trimestre de 2015, ha sido al contrario.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?