| 8/27/2012 11:30:00 AM

Amuay e Isaac juegan con la industria petrolera

Mientras la refinería venezolana de Amuay sigue ardiendo, el huracán Isaac obligó a las petroleras en Estados Unidos a cerrar sus plataformas en el Golfo de México y las refinerías costeras.

Una explosión el sábado mató a 41 personas e hirió a decenas en una de las peores tragedias de la industria petrolera mundial.

Autoridades de Amuay, la mayor planta de refinación de Venezuela con capacidad de 645.000 barriles de petróleo al día, dijeron que de no sofocarse las llamas, esperarán a que se consuma el combustible en los contenedores para reiniciar las operaciones dos días después.

Pero Iván Freites, presidente del sindicato del Centro de Refinación Paraguaná (CRP), que incluye Amuay y la refinería vecina de Cardón, duda de ese pronóstico. "Quien dice que la refinería reiniciará en dos días desconoce los procesos. Una refinería no es una cafetera", advirtió.

El accidente fue uno de los más mortíferos de la historia en una refinería. En 1997, un incidente en Visakhapatnam, en India, dejó 56 muertos y en el 2005, un accidente en una planta de la británica BP en Texas dejó 15 muertos y 180 heridos.

Por otro lado, el Centro Nacional de Huracanes dijo que Isaac, que actualmente está en la categoría de tormenta tropical, se convertiría en un huracán categoría 1 antes de tocar tierra en Luisiana el miércoles, siete años después del devastador paso del Huracán Katrina.

Las refinerías de Luisiana procesan habitualmente cerca de 3,5 millones de barriles por día. Algunas de las más grandes ya habían clausurado sus actividades el lunes a la espera de la tormenta.

Firmas como Marathon Petroleum, Chevron y Phillips66 habían cerrado, o estaban en proceso hacerlo, lo que implica un cese de al menos de 1,1 millón de barriles por día (bpd) de capacidad, según fuentes de la industria y estimaciones del Gobierno.

"Durante el fin de semana, Isaac cambió su curso y ahora se proyecta que se dirija hacia Luisiana, una importante región petrolera", dijo el analista de energía de Citi, Tim Evans.

No obstante, el incendio y la amenaza de la tormenta tropical Isaac, que se acerca a las refinerías de la costa estadounidense del Golfo de México, impulsan los precios de la gasolina en Estados Unidos.

Los futuros del combustible avanzaban un 1,85% a 3,13 dólares por galón, en tanto que en las estaciones de servicio del Golfo se registraba un alza de 21 centavos de dólar por galón, mientras los operadores ponían en duda el plan de arranque de la unidad en dos días.

"Se espera que los precios de los productos derivados del petróleo suban luego del incendio en Venezuela, ya que probablemente podrían acudir a las importaciones", dijo el gerente de riesgo de Mitsubishi Corp., Tony Nunan, en Tokio.            
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?