| 6/8/2012 3:00:00 PM

América Latina: ¿la solución a la crisis de España?

La visita del rey de España, acompañado de una delegación económica, a Brasil y Chile, apunta a fortalecer las relaciones económicas con la región. América Latina puede ser la clave para solucionar la crisis española.

;
DW
En medio de la crisis, España deposita sus esperanzas no solo en las ayudas de la Unión Europea. Con un ojo mira también hacia América Latina, donde empresas españolas invierten en gran forma desde los años 90. Dado que la región sigue creciendo, las pérdidas en España podrían ser más que compensadas al otro lado del Atlántico. El futuro de España puede estar hoy más que nunca en América Latina.

Los sólidos datos económicos latinoamericanos ofrecen a las empresas españolas en efecto una posibilidad de compensar los tambaleantes negocios en su país. En pocos años, España se transformó en el segundo mayor inversionista en la región, después de Estados Unidos.

En 2011, tres de las mayores cinco empresas españolas en América Latina registraron más ganancias allí que en España. Para Telefónica y los bancos Santander y BBVA, la región se transformó incluso en la mayor fuente de facturación.

Las actividades del Santander en diez importantes mercados fuera de España lo han mantenido relativamente aislado de las mayores consecuencias de las crisis del sector de la vivienda y la eurozona. En el primer trimestre de este año, el 56% de sus ganancias provino de países emergentes con altas tasas de crecimiento como Brasil y México, y solo un 13% se originó en España y Portugal.

En un estudio de la Universidad Libre de Madrid se constató que las empresas del IBEX 35 –las 35 empresas de mayor capitalización bursátil en España– han logrado aumentar en los últimos años el promedio de su cotización, mientras que la de empresas sin actividades en América Latina ha bajado.

También la mitad de las ganancias de Telefónica se originó en la región, particularmente en Brasil, Argentina y Chile. El banco BBVA va más allá: dos tercios de sus ganancias provinieron de América Latina y solo en México obtuvo más beneficios que en España.

América Latina sigue creciendo
A pesar de la crisis mundial, América Latina sigue creciendo. El FMI pronosticó un crecimiento de la región de 3,7 y 4,1 por ciento para 2012 y 2013 respectivamente. Particularmente los sectores en los que operan principalmente las empresas españolas –las telecomunicaciones, los bancos y la energía– seguirán creciendo en los próximos años.

La fuerte presencia de bancos españoles en América Latina se puede ver muy bien tomando como ejemplo a BBVA: es el banco número uno en México, el cuarto en Argentina y el sexto en Chile. El Santander, por su parte, es el mayor de Chile, el tercero en México y Argentina y el sexto en Brasil. Dada la estabilidad de los sistemas financieros en la mayoría de los países latinoamericanos y el relativamente reducido endeudamiento privado, el sector bancario tiene aún grandes posibilidades de expansión en la región.

También el sector latinoamericano de las telecomunicaciones ofrece posibilidades de crecimiento. De acuerdo con información del sector, la región se transforma en el mercado de mayor crecimiento mundial en la banda ancha y la telefonía móvil.

Para esa expansión se necesitan empresas con experiencia y capital para inversiones. Una de ellas podría ser la española Telefónica, que posee vasta experiencia ganada en la última década en Europa, donde también ha expandido fuertemente. Tampoco se queda atrás el sector energético, dado el enorme aumento de la demanda de petróleo y electricidad como consecuencia del crecimiento económico.

Riesgos y perspectivas
No obstante, también existen algunos riesgos, tanto económicos como políticos. El crecimiento en Argentina, con su fuerte política proteccionista, se reducirá en 2012 un 50 por ciento con respecto al año anterior según los pronósticos.

El crecimiento económico también se reducirá en los próximos dos años, si bien levemente, en Chile, Colombia y México. Tampoco se sabe a ciencia cierta qué efectos puede tener para América Latina un eventual colapso de la eurozona y una reducción del crecimiento en Estados Unidos y China. Pero seguramente no buenos.

También las políticas proteccionistas representan un peligro. Argentina y Venezuela han introducido controles a la circulación de capitales y la salida de dólares. Brasil y Chile, por el contrario, temen una excesiva entrada de dólares, que hace revalorizar sus monedas y dificulta las exportaciones. Si las empresas españolas ven reducidas sus posibilidades de invertir o sacar ganancias, pensarán dos veces naturalmente en expandir en la región.

Además, las nacionalizaciones recientes en Venezuela, Bolivia y particularmente la expropiación de Repsol en Argentina han hecho sonar las alarmas en España, que de pronto se ha dado cuenta de los riesgos políticos que amenazan en algunos países latinoamericanos.

A pesar de algunos interrogantes y riesgos políticos en la región, puede partirse, sin embargo, de que las empresas españolas tratarán de continuar con su expansión en América Latina, sobre todo en países con altas tasas de crecimiento, estabilidad política y un gran mercado interno.

Esas condiciones se dan en forma casi ideal sobre todo en México y Brasil. Pero también países no tan grandes, pero con economías abiertas, tales como Chile, Colombia, Perú y Uruguay, pueden ser usados por las empresas españolas como trampolín para seguir creciendo en la región. En ese sentido, América Latina puede ser efectivamente clave para superar la crisis en España, si bien la “madre patria” también tendrá que poner orden sus cuentas lo más rápidamente posible.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?