| 8/30/2011 3:25:00 PM

Algunos miembros de la Fed querían mayores medidas de estímulo

Funcionarios de la Reserva Federal insistieron en agosto en un nuevo programa de estímulo ante la desaceleración económica de Estados Unidos, pero tuvieron que conformarse con la promesa de que Fed mantendrá por otros dos años casi en cero su tasa básica.

Las minutas de las discusiones del 9 de agosto indican que los funcionarios de la Fed consideraron numerosas alternativas, incluyendo una nueva recompra de bonos soberanos por parte de la Tesorería. Algunos funcionarios de la Fed creen que una economía débil requiere otro programa de estímulo.

Empero, esos funcionarios tuvieron que conformarse con mantener la tasa casi en cero hasta fines mediados de 2013. Además, prolongaron en un día su reunión de septiembre, dando a entender que el banco central podría anunciar nuevas medidas tras ese encuentro.

Tres miembros de la Fed se opusieron a cualquier medida de estímulo por temor a un repunte de la inflación. La votación de 7-3 tras la reunión fue la primera en casi 20 años que por lo menos tres miembros no concordaron con la declaración de la Fed.

La compra de bonos tiene como fin mantener bajas a largo plazo las tasas de interés para ayudar a la economía. La segunda ronda, anunciada el año pasado, hizo que el promedio industrial del Dow Jones subiera un 28% hasta el 29 de abril.

Los inversores esperaban que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, diera detalles de los próximos movimientos de la Reserva durante un discurso muy esperado en Jackson Hole, Wyoming.

Bernanke, sin embargo, no ofreció medidas nuevas. Dijo que el banco central estadounidense extendería su reunión de septiembre a dos días para permitir una discusión más amplia. Las actas difundidas el martes muestran que la junta había presionado para que la reunión fuese más larga.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?