| 1/13/2013 12:00:00 AM

África, el continente donde ser negro no es bello

Sudáfrica se presenta ante el mundo como la nación arcoiris de Mandela, donde todos se enorgullecen de su raza y legado. Pero algunos sudafricanos negros se sienten demasiado negros.

;
BBC

Un estudio reciente de la Universidad de Ciudad del Cabo sugiere que una de cada tres mujeres sudafricanas se blanquea la piel. Los motivos son tan variados como las culturas en este país, pero la mayoría dice que lo que desea es "piel blanca".

La música Nomasonto "Mshoza" Mnisi, de 30 años, que ahora luce más clara, afirma que su nueva piel la hace sentirse más bella y segura.

Ha sido muy criticada en medios locales y redes sociales por su apariencia, pero señala que el blanqueamiento de la piel es una elección personal, como los implantes de senos o una operación de la nariz.

"Fui negra y oscura muchos años, quería ver el otro lado. Deseaba ver cómo es ser blanca y estoy feliz", declara con franqueza.

Durante los últimos dos años, Mnisi se ha sometido a varios tratamientos. Cada sesión puede costarle unos US$590, confiesa a la BBC.

A diferencia de muchos compatriotas, ella usa productos de alta calidad que se consideran más seguros que las cremas vendidas en el mercado negro, pero según los doctores tampoco están libres de riesgo.

Mnisi dice no entender las críticas a su nueva apariencia. "Sí, parte de eso es la autoestima, la he encarado y me siento feliz ahora. No soy blanca por dentro, no hablo el inglés con fluidez, mis hijos son negros. Soy del township, sólo he cambiado mi aspecto exterior", agrega.

Los peligros asociados con el uso de algunas de estas cremas incluyen cánceres de la sangre como leucemia y del hígado y los riñones, así como una severa condición de la piel llamada ocronosis, una forma de hiper pigmentación que causa que la piel adquiera un color púrpura oscuro, según un destacado investigador en la Universidad de Ciudad del Cabo, Lester Davids.

"Muy poca gente en Sudáfrica y en África sabe de la concentración de compuestos tóxicos que contienen los productos del mercado negro y eso es preocupante. Necesitamos hacer más para educar a la gente sobre estos peligrosos productos", dice el doctor Davids.

Señala que en los últimos seis años aumentó significativamente la cantidad de blanqueadores de la piel que han inundado los mercados locales, algunos legales y otros no. Esto fue lo que impulsó su investigación.

Dermatólogos locales afirman que cada vez tienen más pacientes con la piel dañada por años de blanquemiento, en su mayoría irreversibles.

"Tengo pacientes de toda África que requieren ayuda para tratar su ocronosis. Hay muy poco que podamos hacer para revertir el daño y aún así la gente sigue en negación sobre los efectos secundarios de estos productos", indica la doctora Noora Moti-Joosub.

En muchas partes de África y Asia, las mujeres de piel más clara son consideradas más bellas, se cree que tienen más éxito y más probablidades de casarse.

El origen de esta creencia en África no está claro, pero los investigadores lo relacionan con la historia colonial del continente, donde la piel blanca era el epítome de la belleza.

Hay quienes también sugieren que la gente de los "países marrones" del mundo tiende a menospreciar a la de piel más oscura.

Sobre todo mujeres

La Organización Mundial de la Salud reportó que en Nigeria es donde se usan más estos productos: 77% de las mujeres nigerianas los usan con regularidad. Le siguen Togo con 59%, Sudáfrica con 35% y Mali con 25%.

Sudáfrica prohibió los productos que contienen más de 2% de hidroquinona, el ingrediente activo más común en la década de 1980. Pero es fácil encontrar cremas y lociones con esa substancia química. Algunas cremas contienen esteroides perjudiciales y otras, mercurio.

Mientras que algunos sudafricanos han estado usando cremas para aclarar la piel hace muchos años, recientemente se han hecho más comunes, con la llegada de gente de países como Nigeria y República Democrática del Congo, donde su uso es más generalizado.

En un bullicioso mercado africano en el centro de Yeoville, en Johannesburgo, hay aclaradores de piel en abundancia.
Caminar por esta comunidad es como atravesar una mini África: se encuentra gente de todas partes del continente.

Noto que muchas de las mujeres tienen rostros con la piel inusualmente clara, mientras que el resto de sus cuerpos es más oscuro.

Algunas incluso tienen quemaduras y costras en sus mejillas, debido a las nocivas substancias químicas empleadas para despigmentar la piel.

No quieren hablar abiertamente del motivo por el cual se blanquean la piel, ni siquiera aceptan ser fotografiadas.

Los psicólogos afirman que también hay razones subyacentes por las cuales la gente se blanquea la piel, aunque la baja autoestima y cierto odio de sí mismos son un hilo conductor.

"No me gusta la piel negra"

Pero aclararse la piel no es sólo una fascinación y obsesión de las mujeres. El estilista congoleño Jackson Marcelle admite que ha usado inyecciones especiales para blanquear su piel durante los últimos diez años. Cada inyección dura seis meses.

"Todos los días rezo y pregunto '¿Dios, por qué me hiciste negro?' No me gusta ser negro. No me gusta la piel negra", dice.

Marcelle -conocido en su comunidad como el Michael Jackson de África- afirma que si madre le aplicaba cremas cuando era joven, para que luciera "menos negro".

"Me gusta la gente blanca. Los negros son vistos como peligrosos, por eso no me gusta ser negro. La gente me trata mejor ahora porque luzco blanco", añade.

Un adagio arraigado en las mentes de muchos africanos desde temprana edad dice "si es blanco, está bien", una creencia que ha erosionado la autoestima de millones de personas.

Hasta que esto no cambie, ninguna prohibición oficial ni campaña de información pública impedirá que la gente se arriesgue a sufrir graves daños a su salud en la búsqueda de lo que creen que es la belleza. 

                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?