| 4/28/2012 12:30:00 PM

Acompañantes tendrán la misión de hacer cumplir las reglas

Abochornado por un escándalo con prostitutas, el Servicio Secreto asignará acompañantes a algunas misiones para hacer cumplir las nuevas reglas de conducta que dejan en claro que no se tolerarán excesos de alcohol, recibir personas extrañas en los cuartos de hotel ni visitar establecimientos de dudosa reputación.

Las medidas más estrictas, emitidas por el Servicio Secreto el viernes para agentes y empleados, se aplican aunque el personal de viaje esté fuera de servicio.

Las políticas, detalladas en un memo obtenido por The Associated Press, son el más reciente intento de la agencia como reacción al escándalo que ocurrió cuando el presidente Barack Obama se dirigía a la Cumbre de las Américas en Cartagena, Colombia, este mes.

El director del Servicio Secreto, Mark Sullivan, exhortó a los agentes y otros empleados a "considerar su conducta a la luz de las últimas semanas".

Sullivan dijo que las reglas "no pueden prever toda situación que nuestros empleados enfrentarán al ejecutar nuestras misiones en el mundo", y agregó que "la ausencia de una norma específica y expresa de conducta que abarque un acto o comportamiento no significa que el acto es avalado o permisible o que no merecerá una acción correctiva o disciplinaria".

"Todos los empleados tienen la obligación permanente de hacer frente a abusos o inconducta", dijo Sullivan.

A partir de la semana próxima se impartirán clases de ética para el personal de la agencia.

Los cambios se proponen hacer frente a las revelaciones a partir del 13 de abril, cuando estalló un escándalo de prostitución en Cartagena que involucró a doce agentes, funcionarios y supervisores del Servicio Secreto y doce militares que integraron la avanzada previa a la visita de Obama.

Pero las nuevas políticas plantean interrogantes. Si el escándalo de Cartagena fue un incidente aislado: ¿por qué el Servicio Secreto habría de impartir formalmente nuevas regulaciones para miles de empleados si aquellas actividades hubiesen sido excepcionales?

Las reglas no mencionan prostitutas ni clubes de desnudistas. Pero prohíben a los empleados dar paso a extraños, con la excepción de personal del hotel o colegas policiales extranjeros, a sus cuartos de hotel. También prohíben visitas a establecimientos de "mala reputación", que no definen.

El presidente del Comité de seguridad nacional de la cámara baja, el republicano Peter King, elogió las nuevas reglas por considerarlas "medidas muy positivas del Servicio Secreto para dejar en claro lo que se espera de cada agente y lo que no será tolerado".

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?