| 10/3/2012 6:00:00 PM

Acciones de HP se hunden a mínimos en 9 años

Los papeles de Hewlett-Packard bajaron luego que advirtiera sobre un abrupto descenso en las ganancias en el 2013, a la espera de que los ingresos bajen en todas sus unidades, menos en software.

Wall Street esperaba señales de un progreso más rápido a partir del plan de reorganización planteado por la presidente ejecutiva Meg Whitman, que se centra en transformar la ex potencia de la industria en una corporación de computación empresarial.

Pero Whitman dijo a inversores en una presentación anual de HP que la recuperación de la compañía empezará a hacerse visible sólo a partir del año fiscal 2014, cuando las inversiones comiencen a dar réditos.

La presidenta ejecutiva culpó el miércoles a la rotación de directivos que se ha vivido en los últimos años, sin precedentes en la firma, de mermar la recuperación del gigante de la informática de Silicon Valley. "La gran decepción es el hecho de que se espera que las cosas empeoren (en el año fiscal 2013)", escribió el analista de RBC Capital Markets Amit Daryanani. "La empresa tiene la intención de revertir las cosas hacia una historia de crecimiento. Sin embargo, en el corto plazo, las ganancias van a ser un gran desafío antes de que mejoren", agregó.

Las acciones de la mayor empresa de tecnología de Estados Unidos por ingresos se desplomaban un 11 por ciento tras el pronóstico de ganancias de entre 3,4 y 3,6 dólares por acción en el año fiscal 2013. Los títulos vivieron su peor descenso diario desde agosto del 2011.

Whitman, quien se convirtió en el tercer presidente ejecutivo de la firma en tres años y que tomó el mando tras el abrupto despido de Leo Apotheker, está tratando de revitalizar a la icónica firma a través de despidos, recortes de costos y la expansión en áreas con potencial a largo plazo, tales como el suministro de servicios informáticos a empresas. "Mi creencia es que el mayor desafío que enfrenta Hewlett-Packard son los cambios que ha habido en presidentes ejecutivos y líderes, lo que ha provocado múltiples contradicciones estratégicas y francamente algunos desaciertos de ejecución incompatibles", dijo Whitman a inversores en una conferencia anual en San Francisco.

"Esto es importante porque, como consecuencia, tardaremos más tiempo en volver a poner a flote este barco que a lo que cualquiera de nosotros nos gustaría", añadió.

La firma perdió cerca de un 60 por ciento de su valor desde el 2010, golpeada por la pobre demanda de computadoras personales, en medio de un auge de los móviles y de significativas turbulencias administrativas. El valor de mercado ahora apenas supera los 30.000 millones de dólares. A largo plazo, "esperamos ser una empresa con un crecimiento similar al del PIB, con algunos bolsones clave con alguna expansión mayor", dijo la presidente financiera Cathie Lesjak.

HP, al igual que su rival Dell Inc, está tratando de transformarse en un importante proveedor informático como IBM Corp, en momentos en que baja los gastos para mejorar los resultados.

La compañía despedirá a 29.000 empleados en los próximos dos años, y su negocio sigue estando afectado por una desaceleración en el gasto de empresas y personas en todo el mundo que ha mermado la demanda de computadoras. Whitman se comprometió a reducir el número de ofertas de productos y a bajar costos, en medio de un complicado entorno macroeconómico. La presidente ejecutiva de la firma ha dicho que tomará cinco años concretar un cambio efectivo. "Todo esto se puede arreglar, pero va a tomar cierto tiempo", dijo Whitman, quien aseguró que la recuperación de la compañía comenzará a ser visible en el año fiscal 2014, cuando todas las inversiones actuales comiencen a dar frutos.    


Reuters                                                           
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?