| 8/1/1993 12:00:00 AM

A pagar IVA

CON LA caída de Carlos Andrés Pérez y la llegada de Ramón J. Velásquez, las fuerzas proteccionistas han llegado nuevamente al poder.

El nuevo gabinete está conformado casi en su totalidad por veteranos exfuncionarios y gremialistas, críticos de las reformas económicas instrumentadas por CAP.

Tanto el ministro de Hacienda, Carlos Rafael Silva, como el ministro de Agricultura, Hiram Gaviria, y el ministro de Fomento, Gustavo Pérez Mijares, son partidarios de reversar la apertura comercial de CAP. Solamente el ministro-jefe de Cordiplan, Hernán Anzola, expresó la necesidad de mantener la continuidad en la política económica. Ello ha entusiasmado a textileros, algodoneros, azucareros, fabricantes de aceites comestibles y otros grupos, para pedir a los cuatro vientos restricción a las importaciones.

El interrogante se centra en la capacidad del actual gobierno, que es de transición hasta marzo del año entrante, cuando se posesionará el nuevo presidente, para adoptar políticas de fondo. Por ahora, hay consenso entre las principales fuerzas políticas de sacar adelante la llamada Ley Habilitante, que le daría facultades al nuevo gobierno para hacer una serie de reformas. Entre ellas el eventual establecimiento de un IVA y de un impuesto a los activos empresariales, con el objeto de reducir un déficit fiscal que bordea el 5% del PIB. Todo parece indicar que el Congreso venezolano se inclinaría por aprobar el IVA y descartará el impuesto a los activos. En este caso el nivel del IVA quedaría entre 12% y 15%.

Por otra parte, el Congreso también le daría facultades al ejecutivo para hacer la reforma financiera que se viene cocinando desde hace mucho tiempo. Como se sabe, Venezuela tiene una legislación financiera muy restrictiva, que prohíbe la operación de bancos extranjeros, incluyendo los colombianos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?