| 6/13/2011 4:00:00 PM

A los 67 años, Fischer quiere dirigir el FMI

El actual director del Banco Central de Israel, es un reconocido economista, tanto en el mundo académico como en la práctica. Para muchos, este israelita nacido en Zambia podría ser el nuevo director del Fondo Monetario Internacional. Perfil.

Todos los estudiantes de economía han oído alguna vez el nombre de Stanley Fischer, un reconocido economista que ha escrito numerosos libros considerados textos fundamentales dentro del plan de estudios en múltiples universidades del mundo y que hoy hace parte de los candidatos que podrían llegar a dirigir el Fondo Monetario Internacional (FMI), el equivalente a ser el Gerente del banco de todos los países del mundo. 

Nacido en Rodesia del Norte (hoy Zambia), de ascendencia judía, educado en el Reino Unido y naturalizado estadounidense, Stanley Fischer estudió Economía en el London School of Economics and Political Science, donde obtuvo el título universitario en 1962. En la misma Universidad realizó una Maestría en Economía (1966), para posteriormente obtener su PhD en el Instituto Técnico de Massachussets (MIT por sus siglas en inglés).

Después de su grado, Fischer fue nombrado Profesor de MIT en 1977. En esa etapa escribió dos libros ampliamente conocidos por la comunidad académica y los estudiantes universitarios de Economía: ‘Curso breve de Macroeconomía’ (escrito conjuntamente con Rudiger Dornbusch y Richard Startz) y “Macroeconomía” (con el Profesor Olivier Blanchard).

Trayectoria profesional

Sin embargo, Fischer no se quedó en las aulas. En 1988 se unió al Banco Mundial como vicepresidente de economía del desarrollo.

Algunos años más tarde, ingresó al Fondo Monetario Internacional (FMI) como primer subdirector gerente, cargo que desempeñó desde septiembre de 1994 hasta agosto de 2001.

Tras dejar el FMI, Fischer se vinculó al Citigroup, donde fue Presidente de Citigroup Internacional. Ejerció esta posición desde febrero de 2002 hasta abril de 2005, cuando el ex primer ministro de Israel, Ariel Sharon, lo nominó para ser gobernador del Banco Central de Israel.

Fischer dirige el Banco de Israel desde el 1 de mayo de 2005. 

Desde esta posición, logró disminuir la inflación de Israel con innovadoras y admiradas políticas de estabilización y ajuste estructural.

Lo anterior, así como su experiencia en el Fondo Monetario Internacional (FMI) lo convierten en un excelente candidato para reemplazar a Dominique Strauss-Khan en la dirección de la Organización intergubernamental.

Fue así como el sábado 11 de junio, siendo postulado y apoyado por reconocidos columnistas de diarios como Financial Times, The Wall Street Journal y Euromoney, Fischer anunció su candidatura para la dirección del Fondo.

Desventajas frente a Lagarde

Sin embargo, la edad no juega a favor de Fischer, pues los estatutos del Fondo Monetario Internacional (FMI) establecen claramente que el director de la entidad no puede ser mayor de 65 años.

Para Fischer, esta regla es un poco absurda, pues tal como lo planteó en una entrevista concedida al diario The Wall Street Journal, “no es razonable calificar a un hombre de 67 años, lleno de vigor, como una persona demasiado vieja”.

Y es que a sus 67 años, Fischer se considera un hombre activo, que todavía puede contribuir al mundo con su larga experiencia como economista.

Otro inconveniente que pone en entredicho la idoneidad de Fischer como director del FMI es su nacionalidad estadounidense, la cual obtuvo en 1977, una vez culminados sus estudios universitarios.

Tradicionalmente, el director del Fondo Monetario Internacional debe ser europeo, mientras que el encargado de dirigir el Banco Mundial debe ser estadounidense. Así quedó establecido desde los tiempos de Bretón Woods (1944), acuerdos donde se gestaron ambas organizaciones financieras. 

Aún cuando Fischer prefiere no hacer pública la percepción que tiene de los otros candidatos para suceder a Dominique Strauss-Khan, puntualizó que una formación en economía es esencial para tomar las riendas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este es, precisamente, el punto débil de la francesa Christine Lagarde, quien es abogada de profesión y una de las favoritas para dirigir la Organización.

Tras la polémica renuncia de Dominique Strauss-Khan, recluido por presunto acoso sexual, el Fondo Monetario Internacional (FMI) deberá elegir a su nuevo director antes del 30 de junio.

Stanley Fischer se une así a Christine Lagarde (Ministra de Economía, Finanzas e Industria de Francia) y Agustín Carstens (gobernador del Banco Central de México) en el  abanico de posibles sucesores de Strauss- Khan.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?