| 11/19/2008 12:00:00 AM

Un error costoso

Descuido del IDU enreda obras de las carreras 9 y 11 de Bogotá. El error podría costarle $87.000 millones a los bogotanos

Un inaceptable error de planeación por parte del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) le podría costar a los bogotanos cerca de $87.000 millones. Esa falla ya retrasó la construcción de vías nuevas que son vitales para disminuir los trancones en Bogotá.

Así lo denunció el Representante a la Cámara por Bogotá, Simón Gaviria, luego de tener acceso a varios documentos el Ministerio de Transporte y del mismo IDU, donde se advierte que el error del Distrito tiene paralizado el desarrollo de 10 obras en el norte de la capital (3 vías, 4 puentes peatonales y 3 puentes vehiculares).

"El IDU contrató a finales del 2006 la elaboración de los diseños de estas obras en las carreras 9 y 11, las cuales se construirán con recursos de valorización que ya pagaron los bogotanos. El contrato, por $2.943 millones, inició el 11 de enero del 2007 y debía terminarse en diciembre del mismo año. Cuando prácticamente ya estaban listos los planos de esas obras, el Ministerio de Transporte le hizo caer en cuenta al IDU que esos diseños no tuvieron en cuenta que por esa zona pasará el Tren de Cercanías. Es decir, esos diseños, deberán ser revisados y tal vez modificados. El valor de paquete de obras es cercano a los $100.000 millones", agregó Simón Gaviria.

Contratos suspendidos en junio

La situación es tan delicada, agregó el representante Gaviria, que el 24 de junio de este año el IDU debió suspender los contratos de consultoría e interventoría de los proyectos viales de la Novena y la 11. "Un mes después, exactamente el 25 de julio, la Dirección de Infraestructura del Ministerio de Transporte le envió una carta a la directora del IDU, Liliana Pardo, en la que le advierte: "...el instituto a su cargo ha venido elaborando los diseños repectivos sin tener en cuenta los parámetros básicos del tren particularmente en el corredor norte"", reveló Simón Gaviria.

El congresista agregó que la semana pasada su equipo asesor se comunicó con la Coordinación del Grupo Aéreo y Férreo del Ministerio de Transporte, "donde nos confirmaron que la situación sigue igual de enredada. Lo cierto es que hoy, con ya un año de atraso en la entrega de esos diseños, todavía no se sabe qué pasará con estos proyectos viales de la Novena y la 11".

Gaviria Muñoz detectó algunos vacíos de los diseños. "Sabemos que no se estipularon pasos a desnivel en puntos donde las arterias viales se cruzarán con la vía férrea (calles 147, 153, 161A, 163 y 170, entre otros). Al quedar los dos sistemas al mismo nivel se tendrán que instalar retenes que se activarán cada vez que pase el Tren de Cercanías; eso sería caótico para la movilidad porque está presupuestado que pase un tren cada 6 ó 5 minutos. La arteria quedará convertida en un embudo", aseguró Simón Gaviria.

¿De dónde saldrán los $87.000 millones?

Modificar lo diseños e incluirles pasos a desnivel, entre otros trabajos complementarios, significará que las obras sea más costosas. Esos cambios costarían cerca de $87.000 millones, según documentos del Mintransporte y del IDU conocidos por el representante.

"Ahí se origina un problema legal, y es que cada una de esas obras ya tiene un presupuesto asignado, aprobado por el Concejo de Bogotá, en el Acuerdo 180 del 2005 que dio vía libre al cobro de la valorización. Al ser así, el Distrito no podrá cobrar una nueva valorización para las mismas obras. Es decir, tendrá que sacar plata de otros rubros para asumir esos cambios en los diseños y en las obras. El problema es que plata no hay", advirtió Simón Gaviria Muñoz.

La excusa del IDU

Gaviria Muñoz también estableció que el argumento de IDU ante el Ministerio de Transporte es que solamente en enero del 2008 el Gobierno Nacional empezó a definir el Tren de Cercanías.

"Algo que no es verdad porque desde al menos 1995 se sabía del proyecto. Hace 13 años se radicó la primera ficha del proyecto ante Planeación Nacional. Es más, la funcionaria que lo radicó es hoy funcionaria del Ministerio de Transporte. El tema también está desde el 2000 en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) donde se establece que las vías férreras tienen prioridad sobre las arterias viales. Todo esto fue antes del 2006 cuando se firmó el contrato de los diseños de la Novena y la 11", puntualizó Simón Gaviria.

Incluso el mismo IDU, en su página web, reseña el proyecto del Tren de Cercanías (http://www.idu.gov.co/sist_trans/tren_cercanias.htm). Allí se describen los estudios previos realizados en el año 2000, seis años antes de firmarse el contrato dE los diseños de las 10 obras de las carreras Novena y 11 que se pagarán con la valorización.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?