Dinero.com Revista Dinero

Kweku Adoboli realizó una serie de transacciones en las que perdió US$2.300 millones sin autorización de su empresa.

| 11/22/2012 2:00:00 PM

La psicología de un agente financiero deshonesto

La reciente condena a siete años de cárcel al intermediario financiero del banco suizo UBS Kweku Adoboli en Reino Unido, por un fraude estimado en US$2.300 millones, ha vuelto a poner en la palestra el rol de los actores del mundo de las finanzas y sus manejos turbios.

Antes del escándalo, el operador de bolsa de origen ghanés y educado en suelo británico era considerado una estrella en ascenso en su empresa. ¿Pero qué sucedió para que este joven exitoso de 32 años se derrumbara precipitosamente? ¿O la deshonestidad es, tarde o temprano, algo que tienta a todos los agentes de bolsa?

¿Por qué los corredores de bolsa pierden la honradez en el camino? ¿Le pasa a la mayoría o son casos aislados? ¿O es precisamente lo que los hace jugar sucio, lo mismo que los motiva a trabajar?

Antes de responder a estas preguntas debo aclarar que durante seis años trabajé en un banco de inversión. Mi trabajo no era de agente de bolsa pero sí debía interactuar con ellos a diario.

Bruno Currier fue el encargado de entrenarme en 2002, junto a otros 200 graduados, y transmitirme los conocimientos básicos de los mercados financieros.

"Un intermediario financiero es alguien que se plantea obtener beneficios a corto plazo", me dice Currier.

"El foco en el objetivo es tan potente que a veces los fines justifican los medios", añade.

Esto concuerda con mi propia experiencia. La autoestima de muchos agentes depende casi exclusivamente de las ganancias y las pérdidas que generan para el banco y, por ende, del bono que reciben como consecuencia.

Una transacción favorable demuestra que saben lo que hacen, y cuánto más grandes son las ganancias, queda más en evidencia todo lo que saben.

Y en cuanto a los bonos gigantescos, su importancia radica más en el estátus que en el beneficio material que le aportan al operador.

En el caso de Adoboli, él mismo negó que su motivación haya sido obtener un beneficio material personal. El agente dijo que estaba obsesionado en aumentar las ganancias, por la presión de obtener buenos resultados.

En sus declaraciones, Adoboli da a entender que sus pérdidas se debieron más a la mala suerte que a su comportamiento irresponsable.

Coeficiente intelectual vs. coeficiente emocional

¿Pero por qué los bancos contratan a gente cuya conducta es digna de un apostador?

"Los bancos ponen el énfasis en la competencia técnica", dice Currier. En cambio, al coeficiente emocional no se le presta mucha atención, añade.

Según Currier, muchos corredores de bolsa no tienen la capacidad de comprender sus propias emociones y cómo estas afectan a los demás.

La imagen del agente como un ser agresivo, al que no le tiembla el pulso a la ahora de asumir riesgos atrae a los candidatos con estas características.

Además, son los mismos agentes los que eligen a los futuros corredores que trabajarán para ellos.

Pero, demás está decir, no todos están hechos de la misma madera y Currier quiere dejar en claro que a lo largo de su carrera se ha topado también con muchos operadores de bolsa de estándares éticos elevados.

Tres clases

Mi experiencia personal es que hay tres variedades, y cada una de ellas depende de la clase de mercado en el que trabajen.

Los más típicos son los que trabajan en los mercados más simples, más rápidos y más competitivos, como el de monedas o acciones.

Luego, están aquellos que se ocupan de opciones financieras o transacciones más complicadas.

Son los más listos, los que necesitan tener una intuición sobre los procesos matemáticos involucrados en la operación y los que, a veces, explotan cuando los cálculos les fallan.

Y, finalmente, están los que se dedican por meses a una transacción grande y que ganan millones de dólares.

Ellos también son reflexivos e inteligentes, pero sus pensamientos están dirigidos principalmente a las tácticas de negociación y la contabilidad.

Psicología masculina

Casi la totalidad de los que yo he conocido se encuentran entre las dos primeras categorías.

Y la gran mayoría son hombres. ¿Por qué? La respuesta está en la psicología masculina. Según un estudio de 2007, los agentes son más exitosos cuando tienen niveles elevados de hormonas como la adrenalina, el cortisol y la testosterona.

Estas hormonas los preparan físicamente para la batalla, haciéndolos más persistentes e interesados en asumir riesgos.

El éxito en las transacciones provoca a su vez un aumento en los niveles hormonales y, por ende, el agente se siente capaz de tomar aún más riegos.

Una de las desventajas es que el ganador se siente inquieto, y ahí es cuando muchas veces, le explica a la BBC John Coates, banquero y coautor del estudio, a muchos agentes se les va la situación de las manos.
Continuar apostando

La última pieza del rompecabezas es la trampa mental en la que se ve atrapado el agente cuando se le acumulan las pérdidas y se le acerca una fecha límite para presentar sus ganancias.

Tiene dos opciones: confesar sus pérdidas o doblar su apuesta con la esperanza de recuperar rápidamente lo que ha perdido antes de que lo descubran.

El problema para el banco es que en algún momento las pérdidas generadas por el corredor llegan a un tope. Él sabe que lo peor que le puede llegar a pasar es perder su trabajo y enfrentar cargos criminales.

Mientras tanto, el banco deberá hacerse cargo de las pérdidas.

Si el corredor opta por doblar su apuesta, puede que lo siga haciendo hasta que las sumas de dinero perdidas se vuelvan astronómicas.

Adoboli dobló su apuesta dos veces y en ambas ocasiones el mercado le jugó en contra.

Su caso me hace pensar en cuántos agentes deshonestos hay por ahí, que tienen la gran fortuna de pasar inadvertidos.
                                                               
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×