Revista Dinero

| 2/10/2013 6:00:00 AM

Cuando el timón de una empresa entra en crisis

Las crisis no sólo afectan a trabajadores del nivel intermedio, es decir profesionales o técnicos, incluso a los cargos operativos, sino que se repite en toda la cadena laboral, afectando hasta a las más altas posiciones ejecutivas o gerenciales.

Mucho se ha hablado de las crisis laborales y sus múltiples causas: desmotivación, bajos salarios, situaciones de incomodidad o problemas con los compañeros de trabajo, cambios inesperados en el ambiente laboral, etc., que básicamente suceden cuando una persona no se siente valorada dentro de su empresa u ocurren situaciones que le restan peso a su posición dentro de la organización. La salida más fácil u obvia para muchos es cambiar de empleo.

Según la academia, los “buenos” gerentes son aquellos que deben lidiar con este tipo de improvistos, para así generar motivación en el recurso humano bajo su cargo, despertar empatía en sus subalternos, generarles confianza, en fin, garantizar el logro de resultados a través de un equipo bien cohesionado.

Asombrosamente, las crisis no sólo afectan a trabajadores del nivel intermedio, es decir profesionales o técnicos, incluso a los cargos operativos, sino que se repite en toda la cadena laboral, afectando hasta a las más altas posiciones ejecutivas o gerenciales.

Entonces, qué sucede si el gerente de mi empresa es quien está atravesando por esta situación. ¿Es posible que el líder de una gran multinacional pueda caer en depresión laboral? Definitivamente sí, y lo peor es que estas crisis son más comunes de lo que pensamos.

Cuando hablamos de crisis en cargos medios o gerenciales, lo primero es diferenciar en qué cultura ocurre esto. Para los latinos, incluso los europeos, en oposición a los asiáticos, el trabajo en muchas ocasiones no es el centro de la vida.

A los mongoles o los chinos, desde muy niños los educan para que su vida se base en el trabajo y en sus logros laborales. En la cultura occidental, la carrera es importante, pero no es lo único.

¿Estoy atravesando una crisis?

Hay varios síntomas para saber que un gerente o alto ejecutivo entra en crisis, el primero de ellos y quizás el más común, es cuando sienten que han invertido mucho dinero y esfuerzo en su carrera pero no lo ven reflejado por ejemplo en sus beneficios, o en la relación que sienten con su empresa, es decir pueden pensar que ellos entregan mucho más de lo que reciben, o que su visibilidad dentro de la compañía no es la suficiente (exposición gerencial).

Este problema afecta, por ejemplo, a quienes han invertido mucho tiempo y esfuerzo en formarse adecuadamente para un cargo.

Los puestos operativos son mucho más repetitivos y sus desmotivaciones van más conectadas con temas de salarios, beneficios contractuales, etc.

Todas las personas que ejercen posiciones de mando, en algún momento de su vida sienten que alcanzan un punto en el que no van a crecer más, que llegaron al tope en su carrera. Esta sensación va acompañada obviamente del crecimiento físico, es decir, suele ocurrir cuando alcanzas cierta edad.

Los cargos operativos o semi calificados llegan a su punto máximo entre los 27 o 28 años de edad, sino invierten en otro tipo de estudios, por lo que subconscientemente se estacan en pensar que ya llegaron a donde van a llegar. Optan por cambiar de empresa, incluso de sector, pero piensan que no van a lograr más responsabilidades a nivel profesional.

Para los profesionales con mayor nivel de educación esto pasa un poco más tarde pero no mucho más tarde, suele ocurrir entre los 31-36 años. A esa edad sienten que ya no van más allá, que no van a ser gerentes, o directores de mercadeo. La sociedad influencia mucho para que la gente crea ese pensamiento, e inconscientemente lo hacen parte de su vida.

“Este es un proceso muy doloroso en la vida de cualquier persona, ya que esa insatisfacción se ve reflejada en la infelicidad que pueda tener en su día a día (desmotivación, frustración)”, según afirma el gerente general de Hays Colombia, Duarte Ramos.

Consejos para afrontar las crisis

“La persona debe entender que en su plan de carrera las decisiones que tome a nivel profesional, sobre todo entre los 30 y los 40 años, determinarán su futuro laboral, es decir, es ilógico hacer una especialización por cumplir un requisito, es indebido hacer especializaciones que no son más que repeticiones de un grado que ya tienen, académicamente no avanzan mucho más”, agrega Ramos, experto psicólogo especialista en neurología y evaluación.

Hay que estar consciente de que si llegas a ser presidente de una compañía, por ejemplo a los 40 años, puedes ganar más dinero, aumentar tu patrimonio, pero no vas a llegar mucho más allá, no vas a lograr nuevos asensos.

Al estar en esa situación es aconsejable:
  • Buscar ayuda profesional: La recomendación más valiosa es afrontar de la mejor manera estas etapas, consultando expertos, incluso abriendo la ventana a nuevas oportunidades de desarrollo.
  • Buscar tiempo de esparcimiento con la familia, compartir en otros espacios y ser conscientes de que el trabajo no es todo en la vida.
  • Invertir en capacitación continua o en actividades paralelas como hobbies, un nuevo idioma.
  • Cuando un gerente o alto ejecutivo entra en crisis es la oportunidad para que las empresas creen su estrategia de retención que incluya a personas mayores de los 45 años. Esa es una excelente forma de aprovechar la capacitación continua de estos elementos valiosos para desarrollar competencias clave. No es imprescindible retenerlos a fuerza de aumentos de sueldos, tenga en cuenta que para ellos el salario emocional puede ser la respuesta.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×