| 10/10/2017 3:55:00 PM

Impuestos + arterioesclerosis = informalidad

Colombia es un país singular: la tasa impositiva que pagan las empresas en Colombia es el 69,7%, la más alta en América Latina después de Argentina y Bolivia. Sin embargo, el monto de recaudación, que es del 14% del Producto Interno Bruto, es posiblemente el más bajo del continente.

Este porcentaje, que a través del tiempo sólo ha aumentado en uno o dos puntos, es prácticamente el mismo desde mediados del siglo pasado. La DIAN, con enorme celo se dedica a investigar y perseguir las 3.300 empresas que pagan impuestos, dejando de lado a las decenas de miles de empresas informales que no lo pagan. Colombia, siendo tal vez el país con mayores tasas impositivas, es el que menos recauda. Y precisamente los altísimos niveles de tributación son los que de alguna manera han llevado a que el país tenga uno de los niveles de informalidad más altos del mundo.

 Los admiradores del francés Thomas Piketty, con la finalidad de morigerar los importantes índices de desigualdad, exigen que se aumentan los impuestos. Para el autor de esta nota, seguir aumentando tributos de manera abusiva es ahondar el ciclo vicioso que, a más impuestos, menor el recaudo y mayor la informalidad. La solución de mayores impuestos conlleva el riesgo de constituirse en un desestímulo a la generación de riqueza y por ende a la inversión productiva, con devastadoras consecuencias sobre el bienestar a largo plazo y sobre las mismas condiciones de inequidad.

Le puede interesar: Un ‘culebrón’ de película

  • Por otro lado, el país padece de una insoportable arteriosclerosis regulatoria. El ex – Director de la DIAN, Juan Ricardo Ortega, en reciente artículo en DINERO, afirma: “Crear más normas o entidades de control solo ha servido para consolidar otras formas de extorsionar o intimidar a funcionarios y empresas.?? La liquidez de múltiples empresas importantes está llegando a situación crítica y las demoras en las devoluciones de los saldos a favor en la Dian las tiene del cuello. La evidente desaceleración de la economía tiene a muchos con millonarios saldos a favor en la Dian. Las demoras y trabas innecesarias parecen presiones indebidas para que se contrate un “facilitador experto” que garantice un rápido trámite o el pago de coimas…La lista de trabas, controles, reglas e informes que no son efectivos es tan larga que deberíamos repensar si es con leyes y controles que se resuelve esta insoportable corrupción. Muchos que hemos trabajado por lo público hemos creado normas y controles para trancar a los corruptos y hemos fallado de forma crasa… El Estado colombiano sufre de arterioesclerosis regulatoria. Entre la labor de las ‘intimadurías’ y los fallidos intentos de defender lo público poniendo trámites, informes y controles estamos paralizando al país. Son necesarios estudios de caso sobre cómo desregular de forma urgente y agresiva la economía. Esto debe incluir una drástica reducción en el costo y el tamaño de muchas entidades públicas. El sector productivo necesita oxígeno y el Gobierno tiene que aligerar la carga.”

 Para muchos economistas, entre ellos el doctor Santiago Montenegro, tal vez el principal problema de Colombia es el altísimo nivel de informalidad, grave problema que a su vez es imposible sustraerlo del nivel de impuestos y contribuciones y de la “arterioesclerosis
  regulatoria. La informalidad laboral se sitúa en un 50,6 por ciento de los ocupados. Esta cifra de informalidad se refiere solo a los trabajadores de las 13 principales ciudades. Para la totalidad del empleo, la informalidad se sitúa en un 65por ciento, lo que quiere decir que este fenómeno es mucho más grave en el campo, posiblemente de un 90 por ciento. De 22 millones de ocupados, diez millones ganan menos de un salario mínimo, solo 7,8 millones cotizan a la seguridad social y solo 1,8 millones declaran renta. Las prestaciones sociales en Colombia son del orden del 55 por ciento del salario, mientras que en el resto de América Latina son en promedio un 30 por ciento. De más de un millón de empresas, solo unas 3.300 pagan un 70% de los impuestos de renta de las personas jurídicas.

 No nos engañemos. La fórmula para aumentar y perpetuar la informalidad son los impuestos abusivos sumados a la “arterioesclerosis” regulatoria.

 Recomendado: ¿Correrá Ecopetrol la suerte de Telecom?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 533

PORTADA

¿En qué invertir en Colombia en 2018?

Un alza moderada del PIB sería buena para los inversionistas. Elecciones, gran incógnita. Criptomonedas, solo para arriesgados. acciones, la recomendación de los expertos.