| 5/6/2014 12:00:00 AM

Wealth Management para administrar el patrimonio y hacer realidad los sueños

Nuevos actores del sector financiero como los fondos de pensiones amplían su modelo de asesoría y su portafolio de productos para ofrecerles a los clientes soluciones más amplias para la administración de su patrimonio, modelo que se conoce en el mundo como Wealth Management.

El crecimiento de la economía colombiana de la última década ha servido para crear y fortalecer una clase social próspera, con capacidad de consumo y, lo que es mejor, con posibilidades de ahorro e inversión.

Son miles de personas mayores de 25 años con excedentes de capital que los gastan en el consumo de bienes materiales, los ahorran en diferentes productos de inversión o simplemente no saben qué hacer con ellos. En todo caso, como los bancos ya son su primera opción de ahorro, estas personas buscan alternativas más atractivas para ir consolidando su patrimonio, pues si el dinero se deja en una cuenta bancaria simplemente ni siquiera conserva su valor en función del tiempo.

Este fenómeno de carácter mundial fue el que dio origen hace unos 20 años a la famosa Banca de inversión, la cual se puede definir como el conjunto de servicios que asesoran a personas naturales en la realización de metas posibles a través del ahorro y, como su nombre lo indica, de la inversión en diferentes sectores de la economía.

Como se aprecia, la clave es el ahorro de los excedentes de capital que surgen del trabajo bien remunerado que pueden disfrutar aquellas personas que han podido cursar estudios superiores y especializaciones, y que en Colombia normalmente residen en lugares de estrato 4 o superior.

Nuevo concepto: Wealth Management  (Administración del patrimonio)

El ahorro continuado y perseverante, visto como el aplazamiento del consumo, es importante porque es el que sienta las bases de la planeación de un futuro que ojalá sea tan próspero como el presente (pero no necesariamente) y que al materializarse en el largo plazo es el que permite ser disfrutado una vez ha pasado la etapa productiva de la vida y se entra a la edad de retiro.

Pero no solamente del ahorro de los excedentes salariales es que se puede lograr la consolidación de un capital disfrutable en el largo plazo: la llegada de una herencia, una ganancia ocasional o la materialización de un negocio de finca raíz, entre muchas otras, son opciones que, bien manejadas y con la asesoría de expertos, pueden llevar a feliz término proyectos como la educación superior de los hijos, viajar alrededor del mundo o retirarse tempranamente en una finca de recreo.

“Allí es que aparece el modelo de Wealth Management porque, más que el ciudadano común, los expertos están en la capacidad de asesorar en la planificación financiera, en la administración de las inversiones, en el aseguramiento del patrimonio y en los asuntos legales y tributarios propios de cada núcleo familiar que quiera asegurar su futuro”, explica Sergio Callejas, Gerente de Wealth Management de Protección S.A.

Este concepto les funciona a personas que pueden ahorrar más de un millón de pesos al mes y que pueden depositarlo por ejemplo en un fondo de pensiones voluntarias para disfrutar de los beneficios tributarios que el Estado colombiano otorga, como la deducción del impuesto de renta.

En manos de estos expertos hay dos fases en la administración del patrimonio (acumulación y desacumulación) y, dentro de estas, cuatro momentos en la asesoría. La fase de acumulación se compone de tres momentos: primero, el ahorro que pueda anticipar el retiro, el estudio de los hijos o el aseguramiento de las mismas condiciones de calidad de vida del presente; segundo, la protección del núcleo familiar por medio de pólizas de seguro que permitan mantener la calidad de vida en caso de una invalidez o muerte y que salvaguarden el patrimonio; tercero, inversiones para magnificar el beneficio. Por último, en la fase de desacumulación se deben diseñar soluciones para cuando llega en el momento de la desvinculación laboral o la disminución de la capacidad de ahorro, que permitan incrementar el volumen de retiros de lo ahorrado para la subsistencia y el disfrute sin afectar la estabilidad patrimonial ni la planeación tributaria.

Como en toda inversión, siempre existe un riesgo que, en función de la volatilidad de los rendimientos, puede ser bajo, mediano o alto. Un riesgo bajo puede ser invertir a través de los títulos de renta fija de corto plazo o alternativas de disponibilidad inmediata con baja volatilidad y, al otro lado del espectro, está el riesgo alto que pueden ser acciones de empresas de países emergentes que pueden dar alta rentabilidad pero con también muy alta volatilidad.

El punto es que a menos que el profesional asalariado o independiente sea un conocedor del mercado de valores y, además, le sobre tiempo, es quizás mejor dejar este asunto en manos de los expertos en Wealth Management quienes diseñan con sus equipos de inversiones portafolios balanceados o alternativas de inversión que se ajustan a los perfiles de riesgo y horizontes de inversión de cada cliente y su grupo familiar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?