| 5/6/2014 12:00:00 AM

El ahorro es la base del aumento del patrimonio.

En Colombia y el mundo se han consolidado empresas dedicadas a asesorar en la generación de riqueza a sus clientes mediante el servicio de administración de la riqueza o Wealth Management.

A partir de los procesos de globalización de la economía mundial, del libre flujo de capitales y del agotamiento de los sistemas bancarios tradicionales por dar rendimientos financieros a sus depositantes, es que nacen en el mundo las Bancas de Inversión a principios de los años 90 del siglo pasado. 

Prestigiosas firmas como JP Morgan, UBS o el mismo Citibank fueron las pioneras en ofrecer los servicios de Wealth Management en los países del Primer Mundo y en incrementar el beneficio a sus clientes.

En Latinoamérica, Chile fue el primer país en dar ese paso, aunque Colombia no tardó en seguir el ejemplo. En la actualidad hay varias firmas dedicadas a asesorar clientes en opciones de inversión, una de ella es Protección. 

Gran parte de este ahorro manejado por estas firmas se ha invertido en las principales empresas del sector real en Colombia, mediante la adquisición de bonos o acciones emitidas por estas compañías.  A agosto de 2011, las inversiones en bonos del sector real alcanzaron los $2,6 billones mientras que la inversión en acciones ascendió a $19 billones de pesos. 

¿Para qué los buscan? 

Las personas naturales en Colombia y en el mundo acuden a los expertos Wealth Management para alcanzar objetivos personales y familiares y, para ello, existe un servicio de asesoría con cuatro momentos según el ciclo de vida, las metas, el perfil de riesgo y las necesidades del cliente: el momento del ahorro, de la protección, de  invertir y de la ‘desacumulación’.

Con el ahorro se pretende realizar al menos un objetivo o meta personal o familiar en particular (y, por qué no, un sueño), como tener tranquilidad e independencia económica en la vejez, pagar los estudios universitarios de los hijos, adquirir vivienda propia, inversión en un negocio propio o viajar después del retiro. Con el objetivo claro, hay que establecer el monto y el plazo que requiere para lograrla. En función del perfil de riesgo, los expertos en administrar soluciones de ahorro ayudan a establecer una estrategia de diversificación mediante portafolios que se ajustan a las necesidades de cada persona y generalmente se habla de tres perfiles: conservador, moderado y crecimiento.

Si la necesidad es la protección ante eventualidades como la invalidez, la muerte o la pérdida patrimonial, las aseguradoras entran a jugar un papel fundamental. Es por esto que algunos administradores de ahorro se han aliado con aseguradoras para ofrecer seguros de vida que buscan garantizar un ingreso para complementar los menores ingresos ante una invalidez y darles  tranquilidad a quienes dependen económicamente del afiliado en caso de fallecimiento. Es el caso de Protección, que se ha aliado con Sura como aseguradora. 

Cuando las personas buscan inversión, el equipo experto monitorea oportunidades del mercado para complementar la estrategia de diversificación y, en ocasiones, ofrecen la posibilidad de contar con un administrador de portafolio que modela las inversiones en función de las necesidades del cliente.

Finalmente, cuando viene el retiro hay soluciones de ‘desacumulación’, es decir, la asesoría incluye el rebalanceo de las inversiones, nuevos productos para el manejo del patrimonio y diseño de un plan de gastos para que al momento del retiro se mantenga la calidad de vida siempre. En este último, es determinante el conocimiento profundo del tema pensional, por lo que se destaca la oferta de los Fondos de Pensiones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?