| 8/21/2014 11:00:00 AM

Movimiento calculado

El transporte de valores es una de las más riesgosas labores en el campo de la seguridad, por lo que no puede confiarse sino a firmas especializadas.

Aunque se trata de una operación relativamente nueva, importada de los países desarrollados, el transporte de valores madura cada vez más en el país. Son casi nulos los eventos delictuosos relacionados con esta modalidad –aunque recientemente fueron noticia de primera plana–, pero son la excepción y no la regla.

“El sector del transporte de valores se desarrolla dentro de un mercado muy competitivo por su madurez, especialización y por desarrollarse en un segmento relativamente limitado de clientes y proveedores. A pesar de esta circunstancia, para el segundo semestre del año y para 2015 esperamos que la tasa de crecimiento supere la tendencia de los últimos 12 meses, como consecuencia de los buenos resultados de nuestra economía, que se asocia a la velocidad con la que se mueve el efectivo y en general todos los medios de pago en el mercado”, señala Natalia Catalina Narváez Amaya, de Brinks.

Se trata de un sector que promete, gracias a las expectativas de la paz y al crecimiento económico derivado. “El primer paradigma a romper es que a mayor deterioro de la seguridad mejoran las expectativas de negocios de la seguridad privada. Lo que realmente jalona el crecimiento del sector es el crecimiento económico, ya que un deterioro de la seguridad aleja las inversiones y por ende a las empresas”, explica Claudia Nova Villarraga, de G4S - Cash Solutions Colombia Ltda.

Su firma no solo se especializa en transporte de valores, sino que su portafolio va desde la prestación de servicios de vigilancia, ingenierías de seguridad, protección y escolta a personalidades y mercancías, hasta el monitoreo de alarmas en empresas, viviendas y vehículos.

Desde luego, esta operación no está exenta de riesgos. “En nuestro negocio, los peligros se asocian al traslado de valores en zonas rurales con presencia de grupos armados al margen de la ley y en zonas urbanas asociadas a la delincuencia común”, señala la representante de Brinks.

A su turno, la vocera de G4S –el grupo más grande del mundo dedicado al desarrollo de soluciones de seguridad, con presencia en más de 125 países y más de 625.000 empleados alrededor del mundo– deja entrever que una operación como esta demanda procesos de investigación rigurosos. “Las condiciones de seguridad de las diferentes zonas de nuestro país son cambiantes, dice. Dependen de muchos factores como la ubicación, el nivel socio-económico y aspectos políticos, sociales, etc., por lo que para hablar de riesgos es necesario desarrollar estudios detallados, los cuales necesariamente estarían afectados por una eventual situación de postconflicto”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?