| 11/21/2014 4:00:00 PM

Cuentas pendientes

En señalización, Colombia presenta diferencia frente a otros países del mundo.

Por día, 3.500 personas perdieron la vida en accidentes de tránsito en el planeta durante 2012, reveló la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un informe publicado en mayo pasado, lo que sumó 1.277.500 decesos anuales.

Frente a este panorama, la señalización y la iluminación cobran mayor importancia como factores directamente ligados a la seguridad vial. Sin embargo, en América Latina, según un diagnóstico en este campo publicado en 2013 por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), “aun en un mismo país, aparecen zonas con diferentes criterios de señalización vial”.

En Colombia, donde las normas se basan en una legislación de 2004, las señales muestran atraso frente a los países vecinos y sin duda respecto de Norteamérica, Europa y Japón. En esos lugares se imponen mayores estándares y se utilizan los mecanismos de señalización vertical y horizontal que son considerados los más adelantados.

Según Carlos Andrés Ruiz, gerente de la división de seguridad en vías de 3M, el país está atrasado una década en especificaciones viales y más tiempo en la infraestructura. “En Colombia trabajamos con un mínimo de reflectividad en señalización vertical. Es una tecnología de hace 40 años y es de tipo uno. Y las normas internacionales exigen mínimo cuatro”, advierte. La diferencia se ahonda cuando en el Primer Mundo se llega a nueve o más.

Esta escala se explica en la vía, según señala, “por la cantidad de luz que recibe el conductor”. Esto quiere decir que si es tipo 1 absorbe el 16% de la luz emitida por el vehículo, si es de tipo 4 el 32% y si es tipo 9 el 64%. “Un estudio de la Universidad de Iowa concluye que el ojo humano necesita ver, como mínimo, diez candelas cuando se está manejando para tomar una decisión”, asegura el funcionario de 3M, quien agrega que con la tipo 9 se ven todas y con la 1, “se ve prácticamente negro”.

En señalización horizontal, según opina el especialista, Colombia se encuentra en un punto medio, gracias a la introducción de tecnologías como las pinturas termoplásticas y el plástico en frío, que son de alto desempeño. Sin embargo, advierte que la receptividad bajo agua “se pierde”, lo que incrementa por tres la posibilidad de producir accidentes.

En los municipios hay contrastes. Mientras en Bogotá hay señalización del mayor estándar internacional, en muchas poblaciones es inexistente. Ruiz aunque recomendó una actualización en la normatividad, se mostró optimista frente a la inclusión de señalización moderna en los proyectos viales de 4G. “Se ven avances y estas salieron con tipo 9 o superior”, afirma.

Finalmente recomienda actualizar la normatividad, introducir novedades y complementar la señalización con los sistemas inteligentes de transporte.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?