| 11/21/2014 4:00:00 PM

Sobre rieles

El tren vuelve a ganar espacio como medio de transporte. Aunque la velocidad no es alta, ya hay proyectos regionales y urbanos.

La plataforma de proyectos férreos de esta década se sustenta en tres iniciativas regionales y dos trazados que conectan a Bogotá con su vecindario. En cuanto a las obras que se plantean para optimizar la capacidad de carga utilizando la red férrea, se destaca la recuperación del tramo Bogotá-Belencito, ideal para sacar el carbón metalúrgico del centro hacia los puertos del norte del país. “El tramo Belencito-Cómbita tiene un potencial de 5 millones de toneladas por año”, explica el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade.

Otro gran proyecto en marcha es el Corredor Central que arranca en La Dorada (Caldas) y llega a Chiriguaná (Cesar). La ANI prevé que dicho tramo estará con capacidad de operación en mayo de 2015. “Hay varias empresas interesadas en operar esa infraestructura. La primera es Holdtrade, compañía que tras aprovechar la visita del príncipe Carlos anunció dicho interés. Otra es Trenaco, de origen colombiano y, por último, Goldman Sachs, que actualmente tiene inversiones en minas de Cesar”, dice Andrade. El potencial para este proyecto es bueno si se tiene en cuenta el déficit existente para movilizar mercancías y minerales entre el centro del país y la Región Caribe. El Gobierno calcula que se podrán mover unas 10 millones de toneladas por año.

El tercer corredor férreo ya está en operación y lo que se espera ahora es aumentar el volumen de carga. Se trata del Ferrocarril del Pacífico que en la actualidad moviliza mercancías entre Yumbo y Buenaventura. El mayor problema de esta estructura son las pronunciadas pendientes entre Buga y Buenaventura. A pesar de ello, se espera en 2015 conectar La Tebaida con este tramo con el propósito de aumentar el tráfico. La capacidad en este corredor puede llegar a 3 millones de toneladas por año, una cifra no despreciable si se considera que por este puerto sobre el Pacífico se mueven unas 15 millones de toneladas.

También se trabaja en el alto Gobierno para darle viabilidad técnica y financiera al ferrocarril del Carare. La idea es trabajar junto con Corpocarare y Acerías Paz del Río para hacerlo rentable desde Cómbita en Boyacá, hasta Barrancabermeja y de allí conectarlo con el Corredor Central. “Se contrató una firma asesora para elaborar un plan de negocios y presentarlo a inversionistas de Asia”, agrega Andrade.

Urbano

A pesar de las dificultades y falta de coordinación, los trenes de cercanías no están descartados en Bogotá. El presidente de la ANI aseguró que en 2015 estarán contratados los proyectos férreos que conectan a Bogotá con Facatativá y Soacha.

Ambos utilizarían la Estación de la Sabana como centro de conexiones. Epypsa, compañía con amplia experiencia de origen español, sería la encargada de operar los sistemas. Otra compañía haría el trabajo de recaudo y facturación.

“A diferencia del Metro de Bogotá, estos proyectos tienen certidumbre financiera, cada uno puede costar $1,3 billones y movilizarían 180.000 pasajeros por día en cada línea”, puntualiza el funcionario.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?