| 11/15/2013 12:00:00 AM

Llegó la hora

El desarrollo del sector logístico debe ser prioritario para el país; y más ahora que completa firmados más de diez tratados de Libre Comercio, con casi 50 países, que le permitirán tener un trato preferencial y acceso a más de 1.500 millones de consumidores.

Los operadores logísticos en el país afrontan hoy día un momento clave en su historia. Por un lado, la Situación económica colombiana y latinoamericana es buena y promisoria; por otro, los mercados abiertos para las exportaciones y las importaciones son cada vez mayores y la ubicación del país es estratégica en ese contexto.

Y, finalmente, la tercerización de las operaciones logísticas y el manejo de inventarios demuestran ser una sólida tendencia que en los países desarrollados ya utiliza hasta el 80% del empresariado, pero que en nuestra región ni siquiera el 30% lo hace, de acuerdo con un informe reciente de la Fiduciaria de Bancolombia.

El potencial de crecimiento es enorme, así como su importancia para el país. “De hecho, el operador logístico es en última instancia el que le ayuda a bajar los costos al comercio internacional, a operar mejor los sistemas, porque ellos son los expertos en optimizar recursos”, afirma Édgar Higuera, gerente de Logística, Infraestructura y Transporte de la Andi.

Los servicios integrados que pueden prestar estas compañías van desde transporte, almacenamiento, comercio internacional y acondicionamiento de productos, entre otros; y según la necesidad de cada cadena de abastecimiento, una completa tercerización puede variar entre una operación, una ruta, un centro de distribución y almacenamiento o un servicio de aduanas, entre otros.

“Somos un aliado estratégico que diseña y desarrolla de manera integral o independiente los procesos de una o varias fases de la cadena de abastecimiento – transporte nacional e internacional, almacenaje, distribución, control de inventarios, maquila, trámites aduaneros, etcétera–. Como operadores logísticos, ejecutamos, gestionamos, administramos y controlamos el desarrollo de las operaciones, empleando de forma eficiente y segura la infraestructura física, la tecnología, los sistemas de información y el talento humano, tanto de la compañía como de nuestros clientes”, explica Alejandro Adelsohn, gerente de Ventas y Mercadeo para Colombia y Suramérica habla hispana (SSA) de DHL Global Forwarding. “Simplificamos las cadenas de suministro al aprovechar nuestros productos líderes en la industria y nuestro portafolio de servicios”, agrega.

La tendencia entre los líderes del sector apunta a trascender la simple operación e incluir en su modelo de negocio el diseño de dichas operaciones, aportando al cliente un valor agregado fundamental en la actual coyuntura por el conocimiento que tienen del sector logístico. “En el caso de Suppla, además de incorporar en el modelo de negocio el diseño, hemos agregado la construcción de la infraestructura logística a la medida. De esta manera, nosotros diseñamos, construimos y operamos la logística de nuestros clientes, sin que ellos tengan que hacer grandes inversiones y puedan focalizar su capital en el core de su negocio”, agrega Robinson Vásquez, presidente de Suppla.
Porque hoy, en el modelo de negocio de los operadores, se contempla la posibilidad de trabajar como un gran integrador de todos los servicios que requiere el cliente para soportar su operación logística; en unos casos los operan directamente y en otros integran a otras compañías para construir la solución completa.

Servicios de talla mundial

El conocimiento profundo del negocio de los clientes constituye uno de los principales diferenciadores en esta materia, lo cual convierte a los operadores logísticos en aliados estratégicos fundamentales de largo plazo, que ofrecen soluciones especializadas para sectores específicos. “Ofrecemos contratos de gestión de logística que combinan todos los medios de transporte con el objetivo de reducir la complejidad de las operaciones, mejorar la calidad y reducir los costos”, agrega Adelsohn, de DHL Global Forwarding.

El éxito en este negocio enfatiza Vásquez, de Suppla–, está hoy en el servicio al cliente, definido como el cumplimiento de los acuerdos de nivel de servicio y un buen nivel de relacionamiento; la diferenciación en capacidad técnica y el conocimiento de las necesidades logísticas del sector en el que se desarrollan las actividades del cliente; la gestión de capacidades, que es fundamental para hacer rentable el negocio; la gerencia adecuada de los riesgos, y la incorporación de tecnología en los procesos logísticos. Por mejorar, opinan los expertos, está la infraestructura de vías en el país y el desarrollo del transporte intermodal.

No obstante, a la par con las inversiones estatales en ese sentido, avanzan los proyectos de los grandes del sector para fortalecer sus posiciones en Colombia, un punto estratégico para cualquier operador logístico del mundo.

“Actualmente desarrollamos un clúster que permitirá el desarrollo de la logística sectorizada en el país. En Bogotá, con un complejo de operación logística de 600.000 metros cuadrados, para el desarrollo de un clúster de retail y farmacéutico; en Cali, con un clúster para el sector consumo, y en la costa norte, con un clúster para aportar al desarrollo de las importaciones y exportaciones del país. Además, iniciamos este año nuestra operación en Panamá y Venezuela, lo que nos permitirá ofrecer una solución andina para nuestros clientes, con el mismo nivel técnico y de servicio de Colombia”, anuncia Vásquez, de Suppla.

Así mismo, DHL Global Forwarding viene invirtiendo en centros de almacenamiento y distribución en Cartagena, Cota y Funza, los cuales le han permitido ampliar su capacidad de almacenamiento y distribución, de 81.000 a 104.576 metros cuadrados.

Modelo alternativo

En marzo de este año comenzó la construcción de la Terminal Logística de Cartagena, proyecto desarrollado bajo la figura de fondo de capital privado, un vehículo colectivo de inversión novedoso en Colombia, que permite el financiamiento de proyectos estructurados. El proyecto se realizará a 23 años, de los cuales tres son de construcción y 22 de arrendamiento, pues rentará a partir del segundo año. “Profesionales de bolsa esperan entregar en marzo de 2014 el 53% del área total; un 30% más en marzo de 2015, y el 17% restante en 2016”, anuncia Beatriz Cuello, vicepresidenta de Proyectos Especiales.

Estará ubicado en Mamonal y en total requerirá inversiones por $160.500.000.000.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?