| 12/3/2013 12:00:00 AM

La logística también contribuye a la infraestructura del país

La necesidad de envío de documentos, paquetes, valores y mercancías ha generado una industria logística integrada por empresas nacionales y extranjeras que generan tecnologías especializadas y contribuyen al desarrollo nacional.

El desarrollo de un país depende, dentro de varias cosas, de cómo se comunican sus habitantes, sus empresas y sus instituciones. A pesar del desarrollo de nuevas tecnologías como el correo electrónico, el envío de documentos impresos a veces sigue siendo una necesidad ineludible.

Así mismo, hay paquetes, mercancías y valores que deben ir de un emisor a un destinatario que, no de otra forma, normalmente hay que contratar a un tercero especialista que lo lleve a feliz término.

Son heroicas las gestas de las caravanas de las películas de vaqueros, en el que el servicio de correos de Estados Unidos se enfrenta a viento y marea para cumplir con su misión mercuriana: entregar ese sobre, ese paquete, esa mercancía que están esperando al otro lado del país. Y ni hablar de los pioneros de la aeronavegación colombiana, que hace un siglo comenzó a interconectar el país.

No menos heroica es la tarea de las empresas de envíos en Colombia. Luego de que el servicio nacional alcanzara su máxima capacidad, nacieron y crecieron varias empresas que, sobre la marcha, aprendieron el difícil oficio. Pero con varios retos: la geografía nacional no es fácil de superar  y menos por la ya entonces obsoleta red vial.

Pero ya han pasado varias décadas y hoy el país cuenta con especialistas en la materia que, sin temor a equivocarse, son los que de veras mueven el país. Según Ricardo Torres, facilitador nacional de productividad de Servientrega, la industria de los envíos “ha venido realizando importantes inversiones en plataformas logísticas en las principales ciudades del país las cuales, en el caso de Servientrega,  involucran mejoras en las zonas urbanas y vías aledañas, lo cual genera alto impacto tanto en infraestructura como en el diario vivir de las personas.”

Precisamente, ante el ritmo al cual avanzan las obras de la infraestructura vial del país, estas empresas invierten por iniciativa propia en la mejora de las vías de acceso a sus centros logísticos y así reducir los costos de operación.

No obstante lo anterior la demanda por servicios logísticos integrados ha aumentado al menos un 10% en los últimos cinco años porque los clientes buscan servicios de 4PL y los operadores logísticos buscan integrar cadenas de abastecimiento hacia atrás para rentabilizar sus operaciones.

Cabe aclarar que Fourth-party logistics (4PL) es un término que designa a proveedores de servicios logísticos cuyo rol es asegurar que, tanto las relaciones en la cadena de suministro como la relación costo/efectividad, sean optimizadas a través del manejo de una gran variedad de servicios logísticos integrados para sus clientes (fuente: emb.cl).

El punto es que en Colombia el 90% de cientos de millones de envíos al año se hace por vía terrestre, mientras que solamente el 10% por vía aérea. Para lograr que todo esto funcione y llegue a tiempo  las empresas de logística “hacen  desarrollos tecnológicos propios los cuales están diseñados a medida y con la escalabilidad suficiente para soportar el desarrollo del negocio”, explica Torres.

“No obstante, en el mercado se encuentran soluciones para visibilidad de los envíos, seguimiento de las mercancías y a vehículos, sistemas de radiofrecuencia, sorter de clasificación, sistemas dinámicos de toma de peso y dimensiones, etc.”, añade Torres.

En últimas, las claves del servicio que un usuario debe tener en cuenta a la hora de realizar un envío son: cubrimiento geográfico, cumplimiento de los tiempos de entrega, visibilidad de su carga durante todo el ciclo logístico, seguridad e información oportuna.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?